Colombia y la Mujer

  • En memoria de mi Maestra

    En medio de lo que se puede llamar noche, es vista de lejos una fuerte luz que nace de una lámpara gigante en la calle, era esta una calle de la ciudad de Bogotá fundada alrededor de los años mil quinientos y que lentamente crecía generando procesos de transformación en cada una de sus calles, vías, e incluso plazas, aquellas que poco a poco se llenaban de habitantes que ocupaban lugares cualquiera y que pareciera incluso donde les diera la gana asentarse. Esto no era producto del azar, eran circunstancias arraigadas a la violencia política de los años cincuenta en todo el país. Esta ciudad albergaba entonces una gran cantidad de campesinos oriundos de regiones infinitas de Colombia; mujeres, hombres, niños y niñas, ancianos, perros y gatos, que llegaban con nuevos sueños e incluso memorias por plasmar en la realidad que les correspondía vivir justo en ese momento. Luego de lo que se conoce coloquialmente como Bogotazo, el desorden y las revueltas pero además las contestaciones ciudadanas no se hicieron esperar, lo que causaba además miles de micro luchas por así decirlo que aunque ya no su mayoría en el campo, si se encontraban en las ciudades, precisamente en Bogotá.

  • Entrevista de Farianas a Maryeli Ospina Guerrillera de las FARC-EP

    Mujer Fariana entrevistó a Maryeli Ospina, guerrillera de las FARC-EP quien a su paso por la Delegación de Paz, nos cuenta de las motivaciones que la llevaron a la lucha y los retos que ha afrontado como mujer, joven, revolucionaria, madre y lideresa.

  • Esta es mi historia

    4X3A8458Mi nombre es Daniela Sánchez, soy del Boque Magdalena Medio del 33 Frente e ingresé a las filas de las FARC –EP a finales del año 1998.

  • Farianas Amantes de la Paz

    El 7 de septiembre del año 2014, fue instalada la SubComisión de Género de la Mesa de Conversaciones de La Habana, hoy Mujer Fariana festeja la existencia y resultado de este importante aporte para La Paz de Colombia, que ha dado vida, voz y esperanza a los sentires y anhelos de las mujeres y sus organizaciones, compartimos nuestro entusiasmo por la Nueva Colombia que hoy se vislumbra y nuestro compromiso con La Paz y La Reconciliación.

  • Farianas del Frente 36

    Hoy queremos compartirles este video que nos hacen llegar las guerrilleras del Frente 36 del Bloque Efraín Guzmán, a quienes queremos expresarles nuestra gratitud por hacer suyos estos acuerdos que la Subcomisión de Género de las FARC-EP han luchado en representación de todas y cada una de la combatientes farianas. Gracias camaradas, adelante, ¡Venceremos!
  • Farianas, la vida política las espera

    Son múltiples las motivaciones por las que las mujeres decidieron marchar al monte. Un camino difícil, arduo, con grandes dificultades, pero que resolvía una pregunta acerca de sus convicciones políticas para un cambio. Otras lo hicieron siguiendo los pasos de un amor, unas cuantas por razones económicas, no faltaron quienes huían del patriarcado o buscaban su libertad.

  • Hedy Lamarr, entre el ingenio y la belleza

    “Cualquier chica puede ser glamourosa.

    Lo único que tienes que hacer es quedarte quieta y

    parecer estúpida”.

    Hedy Lamarr

  • Hoy las luchas de mujeres colombianas serán reivindicadas

    La historia de Colombia ha invertido muy poco en el papel de la mujer en los procesos políticos, económicos y sociales del país. Como por ejemplo, la década de los 50 en Colombia encierra para la mujer la más cruel de las paradojas. Al nacimiento de una era de trasformaciones en su condición femenina, la acompañó, brutalmente, una cadena de humillaciones. Mientras que en las grandes ciudades la mujer libraba la batalla por el ingreso a la universidad y el derecho al sufragio, entre otros de sus retos, en el campo las mujeres buscaban desesperadamente que la vida no se les ahogara en un charco de sangre.

  • Jineologî (ciencia de mujeres): sabiduría para la liberación

    La Jineologî presupone un cambio radical en el modo de leer el universo, en una cosmovisión otra, es un cambio de paradigma. La primera vez que esta palabra aparece en algún tipo de registro es en 2003, en el texto Sociología de la Libertad, de Abdullah Öcalan. Allí, el líder del Movimiento de Liberación Kurdo, se refiere a ella para expresar la necesidad de una ciencia de mujeres como base fundamental para una sociedad libre, igualitaria y democrática, donde el Confederalismo Democrático -sistema social basado en la liberación de los géneros y la ecología-, fuera posible.

    El término Jineologî está compuesto de la palabra kurda "jîn" que significa mujer y proviene de la raíz "jiyan" (vida) y el sufijo "-ologî", que proviene del griego y puede designarse como logos, ciencia, estudio. Por lo cual, podríamos traducir la palabra Jineologî como ciencia de mujeres.

  • La “ideología” de género y la paz

    La semana pasada fue verdaderamente emocionante escuchar, en boca de los hombres que anunciaron el acuerdo, palabras como “género”, “inclusión” y “diversidad”, que tanta falta han hecho al país, y que perfilan a este acuerdo como el primer acuerdo de paz en el mundo con una perspectiva de género transversal.

  • La igualdad es cuestión de Género

    “La segregación no es la solución para incorporar a la mujer al trabajo”. Shahindokht Molaversi, vicepresidenta de Irán.

    El diario El País de la ciudad de Cali – Colombia, publica con mucha de pompa, que 73 mil mujeres más habían adquirido trabajo especialmente para el sector servicios; la columnista Carlina Toledo se  pregunta si se les está valorando la calidad de su desempeño, si la selección se hace como mujeres o como profesionales, si reúnen condiciones para cargos directivos. Expresa sus dudas recordando que los salarios para las mujeres son más bajos con respecto al hombre entre el 25 y 33 por ciento para la misma exigencia laboral.

  • La implementación, sueño a cumplir o nueva frustración?

    Como ya es costumbre al finalizar un año, todos y todas organizamos de manera mental los propósitos a tener en cuenta para el año siguiente. Muchos de ellos se van en deseos, otros aunque nos cuesten un poco, los cumplimos a medias y otra parte más reducida es en últimas la guía de nuestro trabajo. Por ello siempre se habla de los sueños, deseos y esperanzas que fijaremos como norte en cada nuevo año.

  • La justa y tenaz lucha de las madres comunitarias

    Desde hace 28 años, en Colombia se inició el programa “hogares comunitarios” destinado a atender a niñas y niños de los sectores más empobrecidos, con el objetivo de darles protección en su propio entorno a través de personas autorizadas por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). En esos hogares, los infantes han recibido cuidados y algunos refuerzos nutricionales mientras sus padres trabajan. Esta labor la realizan las “madres comunitarias”.

  • La mujer indígena: Un cuadro de tristeza y realidad

    Indudablemente en Colombia están abandonadas nuestras tribus indígenas. Se puede decir que en el currículo de las escuelas y colegios, poco o nada se explica y se conoce de nuestros hermanos o paisanaje como es común llamar a la sangre de nuestros aborígenes; paisano se dice, no por ser del mismo lugar, sino por tener sangre de nuestros antepasados.

  • La tristeza de Colombia en el río Naya

    El bajo Naya está compuesto por pequeñas veredas desde Puerto Merizalde, La Concepción, San Francisco, Cascajito y Guadualito, La Bartola, Dos Quebradas, Redondito, Juan Núñez, Juan Santos, San Lorenzo, Las Pavas; lo habitan mestizos, mulatos, zambos, afrodescendientes, y una pequeña comunidad indígena, la cual no existe para el gobierno colombiano. Es allí donde la presencia del Estado solo se conoce en tiempos electorales, a través de un tarjetón o a través del terrorismo de estado, como ocurrió en el 2001 con la masacre a manos de los paramilitares en esa región.

  • LAS ARMAS NO SON NUESTRA ESCENCIA

    En nuestra vida como revolucionarios e integrantes de una organización guerrillera como lo son las FARC-EP, hemos pasado situaciones difíciles por nuestro compromiso férreo por alcanzar un mejor país. Las hemos sorteado, hemos encontrado la salida a cada situación, por más difícil que sea. Porque nos alimenta algo muy valioso: la convicción que crear un mejor país, un país donde tengamos educación, vivienda digna, salud, empleo, donde el desarrollo agrario integral sea la base esencial para el desarrollo de nuestros campesinos, este el sueño más preciado de cada combatiente, de cada revolucionario.

  • Las FARC no retrocederán en enfoque de género

    Mujeres farianas no van a permitir que los promotores de la guerra nos utilicen para deslegitimar los acuerdos. #EnfoqueSonDerechos

    Ver --> http://www.semana.com/nacion/articulo/las-farc-no-estan-dispuestas-a-retirar-de-los-acuerdos-el-enfoque-de-genero/498710

  • Las FARC-EP, el desempleo y la mujer

    El nivel de conciencia de los pueblos
    se mide por el nivel de participación de la mujer en la lucha”.
    Vladimir Ilich Lenin

    Ponencia presentada por Mariana Páez en el Caguán

    Nos encontramos reunidos hoy, con un importante número de organizaciones femeninas.  Para las FARC-EP,  la celebración de esta audiencia y la masiva presencia de la mujer inconforme, resultan altamente gratas y estimulantes. Si las abuelas, las madres, las hermanas y las hijas de este suelo, se encuentran asumiendo su estelar protagonismo en la búsqueda de la paz, no hay duda de que vamos a conseguirla mucho más rápido, y en la forma más acertada.

  • LAS MUJERES FARIANAS ESTAMOS TOTALMENTE COMPROMETIDAS CON LA PAZ

    Al referirnos a la mujer, nos referimos al campo, al trabajo, a la revolución en una sola palabra, “la vida”, la cual hemos dedicado a estar hombro a hombro con nuestros compañeros de lucha en esta justa batalla por la liberación de nuestro pueblo que por más de 53 años ha sido víctima de las políticas de Estado, políticas que han terminado solo en muerte y desolación para la gente humilde de nuestra patria.

  • Las mujeres, la guerra y la paz

    Las mujeres siempre han estado en la lucha política y en las victorias de los pueblos por la emancipación, la justicia y libertad. Su presencia ha sido permanente en el protagonismo social, político, cultural y económico, aunque su reconocimiento y visibilización en esa gran labor ha sido opacada, incluso excluída del disfrute de las conquistas, por patrones patriarcales existentes.