Colombia y la Mujer

  • Reporte sobre informe de Human Rights Watch

    “5.000 víctimas de Falsos Positivos en Colombia, fueron prácticas sistemáticas”

    Las madres de Soacha han emprendido una larga batalla para que los crímenes cometidos por el Estado contra sus hijos no queden en la impunidad y que no sea un episodio más de los tantos que quedan en el olvido. Poco a poco esa batalla ha venido dando sus frutos. Cientos han abrazado su lucha y la han hecho suya; miles se han solidarizado con su

  • Revueltas de mujeres y retos feministas para la paz

    Paradójicamente, posterior a la confusión creada por sectores políticos de ultraderecha y religiosos con la mal llamada ‘Ideología de Género’, las organizaciones de mujeres y feministas lograron articular al enfoque de género del Acuerdo de Paz, después de la renegociación que sufrió el Acuerdo Final post-plebiscito, una estrategia que asegure el cumplimiento de planes, programas y políticas de equidad de género y restitución de derechos de las mujeres.

  • SALUDO A LAS MUJERES DE LA PAZ

    kkjHoy 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras

    Es un honor extender un saludo desde las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ejército del Pueblo FARC-EP, a todas las mujeres en Colombia y en el mundo, que enarbolan las banderas de la dignidad femenina, como requisito ineludible para la construcción de paz con justicia social, que incluya realmente a la diversidad y a la diferencia, con igualdad, respeto y equidad.

    A lo largo de los últimos 53 años, valientes mujeres han caminado las trochas de nuestro hermoso país, estas guerreras han subido montañas, atravesado ríos y curado enfermos; han asumido en igualdad de condiciones con los hombres las rudezas y las crudezas de la vida guerrillera. Nuestras camaradas son un ejemplo de amor y lucha, ellas sí que nos han enseñado el valor de la vida y son ellas quienes con su inmensa capacidad de resiliencia hoy nos ayudan a construir la paz estable, duradera e incluyente que necesita el país.

    El tiempo de Colombia, es tiempo de cambio. Hoy las mujeres y los hombres de nuestra organización marchamos hacia la implementación del Acuerdo Final y sentimos un profundo orgullo al reconocer que esta es la primera negociación de un conflicto armado en la historia del mundo, que asume la aplicación del enfoque de género como elemento transversal en la construcción de paz. Ustedes camaradas y compañeras son las protagonistas de este hecho y serán fundamentales en esta nueva faceta del trabajo político, que ahora es nuestra trinchera de lucha.

    Es lamentable que en pleno siglo XXI se sigan presentando abominables hechos de victimización en contra de las mujeres en Colombia. En promedio, cada día cuatro mujeres son víctimas de feminicidio y el 90% de los casos se encuentran en la total impunidad; además cada día son 22 las niñas que se convierten en víctimas de abuso sexual. En 2016, el Instituto de Medicina Legal registró 6.485 casos de agresión a mujeres, de los cuales 731 terminaron en muertes, mientras que en lo que va del 2017 han asesinado más de 5 lideresas sociales en diferentes lugares del país, lo que ha hecho de Colombia uno de los diez países con mayor índice de feminicidios en el mundo.

    Lo anterior, antes que desalentar nuestra lucha, la impulsa. Por ello, desde las FARC EP saludamos y apoyamos el “Paro Internacional de Mujeres”, pues se hace necesario un ejercicio de la solidaridad de género que trascienda las fronteras. Es urgente elevar un grito en contra de los abusos y de la desigualdad económica, social y política en contra de las mujeres a lo largo y ancho del mundo. Es el momento de exigir el reconocimiento de las tareas domésticas, del cuidado y de la reproducción de la vida como un trabajo, que aun sin ser remunerado, se constituye en otra jornada laboral.

    Las mujeres colombianas son inspiración y ejemplo, es admirable su fuerza, convicción y entrega a la hora de afrontar el duro día a día. Son inmensas las cargas que el modelo actual impone sobre sus hombros. Es el momento de reconocer la lucha de las campesinas, indígenas, mujeres negras y todas aquellas que dignifican y habitan los campos y las zonas rurales, porque entre muchos aportes que emanan de ellas, es claro que sin estas mujeres la vida en las ciudades sería inviable.

    Así mismo, defendemos el coraje y el compromiso de las trabajadoras de las ciudades. Nos referimos a las académicas, las estudiantes, las artistas, las cuidadoras, las desempleadas, las amas de casa y todas aquellas que afrontan con entereza las afujías de una brecha laboral desigual y abusiva. Sin ustedes la construcción de la paz con justicia social es tan solo una quimera, por lo que respetamos su tesón y compartimos su entrega en las tareas que lideran.

    Sabemos que la causa de un país mejor es un asunto de todos y todas. Hemos entendido el papel protagónico que las mujeres tienen en la construcción de la paz con justicia social y sabemos que es arduo el camino, que serán múltiples los ataques en esa búsqueda y para nuestra organización hoy es clara la responsabilidad que tenemos frente a la materialización efectiva del enfoque de género como aspecto transversal, no sólo del acuerdo, sino de nuestra vida. Cuidaremos con celo su correcta aplicación y manifestamos nuestro apoyo claro a las lideresas que hoy nos acompañan en ese camino. A todas ellas muchas gracias por sus aportes.

    Faltarán siempre palabras para manifestar nuestra admiración a aquellas mujeres que ofrendaron su vida a favor de nuestra lucha. Para ustedes honor y gloria. Esperamos con ansia a las que están privadas de la libertad y a aquellas camaradas, compañeras, amigas, hijas, madres que nos acompañan en el día a día, a quienes les manifestamos nuestro deseo de seguir caminando a su lado para seguir aprendiendo con ustedes. Nuestro más caluroso abrazo de esperanza para todas las mujeres víctimas del conflicto, con especial mención para las madres, hijas y compañeras de caídos y caídas en esta guerra. Sus reivindicaciones y banderas de lucha son muestra de lo mucho que nos falta por construir y estamos seguros que juntos y juntas lo lograremos.

    ESTADO MAYOR CENTRAL FARC-EP

    8 de marzo de 2017.

  • Sencillo comentario para Ingrid Betancur

    Señora:

    Antes de ingresar a las FARC fuimos mujeres desprotegidas por la sociedad, principalmente por las estructuras de poder, a las que usted pertenece; pero gracias a que encontramos un espacio en la lucha guerrillera, no caímos en ese oficio tan promocionado y despreciado por la sociedad. Pudimos encontrar una solución a nuestra marginalidad y nos volvimos guerreras contra la descomposición de todos los sectores de la sociedad, que día a día va aumentando más por culpa de todos esos fenómenos que el capital y el Estado promueven.

  • Ser mujer: el precio de cuidar a los niños

    La mitad de las mujeres latinoamericanas en edad de trabajar no lo hace y la otra mitad que sí trabaja gana salarios considerablemente más bajos que sus compañeros varones. Estos datos, por llamativos que sean, no resultan sorprendentes. Lamentablemente, estamos acostumbrados a titulares de este estilo y a que exhaustivos estudios analicen las diferencias de género en el ámbito laboral y muestren la inequívoca posición de desventaja de las mujeres.
    Sin embargo, América Latina y el Caribe han hecho desde hace décadas enormes avances en materia educativa que se han traducido en una reducción significativa de las diferencias de formación que existían entre hombres y mujeres. Y con todo, esa mejor preparación académica de las mujeres no se está traduciendo en una mayor participación en el mercado laboral ni en la paridad salarial. ¿Qué está pasando?La maternidad.
  • Sexo y Nuevas Tecnologías

    Las mujeres somos seres humanos de pleno derecho y no ciudadanos de segunda categoría y como tales exigimos lo que merecemos. Queremos respeto en el trabajo, en la calle, en nuestras casas, entre las esquinas de nuestras camas y también en la red. La vida online es vida real y nuestros cuerpos solo son sexuales cuando nosotras decidimos que así sean.

    Tenemos que hablar de sexo y pornografía. Creo que ha llegado la hora de que tengamos esta conversación. Sé que conoces el vínculo con el placer y la diversión pero necesitamos hablar de las implicaciones que tienen la expresión de la sexualidad, las nuevas tecnologías y la violencia “online”.

    ¿Conoces el significado de palabras como consentimiento, intencionalidad, deseo, autonomía, iniciativa, reciprocidad, entusiasmo, acuerdo o respeto? Si no es así, quizá no estés listo para mantener relaciones sexuales con otras personas y tampoco para pretender sentar cátedra sobre sexualidad humana o pornografía (ostentando “titulitis” en hasta cuatro periódicos distintos) y con esa excusa relativizar una agresión perpetuando una vez más la cultura de la violación.

    No te ofendas con la expresión, el término no es el problema pero sí lo es la realidad que retrata. La violencia sexual no involucra exclusivamente a un agresor y a una víctima, sino que existe un contexto en el cual se normalizan, justifican y perpetúan estas acciones. Así como hemos vivido las agresiones y el acoso sexual en los espacios públicos, en el trabajo y éstas se han justificado por las instituciones. Desde hace unos años también lo vivimos en la red. Las posibilidades que abren las nuevas tecnologías alteran tanto las prácticas culturales y sociales como la forma en que la cultura de la violación se manifiesta.
    leer mas-- http://kaosenlared.net/sexo-y-nuevas-tecnologias/

  • Silvia Federici: “La violencia es una constante en la vida de la mujer bajo el capitalismo”

    Silvia Federici es un gran referente del movimiento feminista internacional. Demostrado ha quedado este lunes tras el rotundo éxito de la conferencia Capitalismo y violencia contra las mujeres en Madrid. El evento, organizado por Traficante de Sueños, ha tratado las opresiones hacia las mujeres en el sistema actual: el trabajo productivo y reproductivo desde una perspectiva de género y las diferentes formas de violencia pública y doméstica.

  • Sin Mujeres, no hay “Energía”

    Imaginen una reunión donde hay cien personas discutiendo diversos temas de interés e importancia; cien personas que debaten, eligen, discuten, aprenden y toman decisiones.

    Las mujeres en el sector energético. Foto Pixinio.

    Cien personas cuyas palabras son escuchadas por miles de otras y cuyas decisiones le cambian la vida, quizás a millones, y entre ellos usted. Ahora imaginen que de esas cien personas, sólo cinco son mujeres; ¿inequitativo, no? Esa es la realidad de las Juntas Directivas de las principales empresas de energía del mundo.

    LEER MAS ---> https://www.revistavirtualpro.com/noticias/sin-mujeres-no-hay-energia-

  • Subcomisión de Género

    Las delegaciones del Gobierno Nacional y las FARC-EP anunciamos que la Subcomisión de Género concluyó su trabajo de revisión e incorporación del enfoque de género en los puntos 1: “Hacía un Nuevo Campo Colombiano: Reforma Rural Integral,”

    2: “Participación Política, Apertura democrática para construir la paz” y

    4: “Solución al Problema de las Drogas Ilícitas”.

  • Tejidos que lleva el alma: Memoria de las mujeres mayas sobrevivientes de violación sexual durante el conflicto armado

    Conflicto armado, violencia sexual, mujeres, indígenas...elementos comunes de la historia de nuestro continente.

    La memoria de las mujeres mayas que sobrevivieron al conflicto armado guatemalteco está marcada por la violencia patriarcal, venida de enemigos y camaradas.

  • Una Comandante en el Ejército Libertador

    Durante la Guerra del 95, el Ejército Libertador cubano buscaba poner fin al yugo español todavía presente en la Isla a finales del siglo XIX. Este ya no era el mismo ejército que en 1868 había iniciado la contienda independentista. Había muchos aprendizajes importantes de las luchas anteriores y una dirección cívica y militar decidida a convertir a Cuba en una República independiente y moderna.

  • Una hija transexual: el secreto de la portavoz del autobús de Hazte Oír en Chile

    La madre, Marcela Aranda, sacó hace cinco meses a las calles el llamado 'Bus de la libertad', con mensajes transfóbicos

    Carla González Aranda es una joven transexual chilena, de 19 años, que hace apenas una semana firmó en los tribunales la demanda para el cambio legal de su nombre y sexo. Lo contó en una rueda de prensa, arropada por los líderes del Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh), donde también reveló la identidad de su madre: Marcela Aranda, la portavoz del autodenominado Bus de la libertad, el vehículo de la organización ultracatólica Hazte Oír que ha recorrido diferentes países con mensajes transfóbicos y en contra de la libertad de género y la diversidad sexual.

    “Con mis hijos no se metan”, era una de las consignas del autobús, que llegó al país sudamericano de la mano de CitizenGo Chile, Padres Objetores de Chile y el Observatorio Legislativo Cristiano, de donde Aranda es directora. “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”, se leía en el vehículo que pasó por diferentes ciudades de Chile en julio pasado. En alusión a un cuento infantil del Movilh titulado Nicolás tiene dos papás —que despertó en 2014 la ira de los sectores conservadores del país— el autobús tenía inscrito el siguiente mensaje: “Nicolás tiene derecho a un papá y a una mamá. Menos Estado y más familia”. https://elpais.com/internacional/2017/12/01/mundo_global/1512140858_222175.html?id_externo_rsoc=TW_CM