paz

  • Pueblo que lee no come cuento

    La frase que da título a este artículo nombra también el programa por la lectura desarrollado por la Revolución Bolivariana en el hermano país de Venezuela.

  • Qué raro

    Es muy raro que “los malos” quieran una Comisión de la Verdad y más raro aún que “los buenos” hasta ahora, después de cuatro años de diálogos y de más de 60 de guerra, digan que si pero con condiciones.

    La condición de “los buenos” es rara también: habrá verdad cuando...

  • QUIERO DECIR AL MONO

    a1005f8e615c6cea34da62a85ca9af3a XLHombres como el Mono, que engendraron pasión y amor por la emancipación de los oprimidos, son dignos de resaltar y valorar en todas sus dimensiones

  • Recargados…

    Días después de la pedagogía de paz el movimiento fariano se encuentra recargado, cargados de elementos, emoción, entusiasmo y energía para el despliegue en las nuevas formas del trabajo político, con la absoluta certeza de que estamos totalmente cohesionados, prestos a levantar el estandarte de la paz y la reconciliación de nuestro país.  Damos ese parte al pueblo colombiano. Cumplimos esta misión a cabalidad, en la cual las camaradas y los camaradas de la delegación de paz de las FARC, explicaron ante el Bloque Occidental Comandante Alfonso Cano los avances en La Mesa y de manera franca se solucionaron las inquietudes existentes.

  • Saludo a la Cumbre “Un millón de mujeres de Paz”

    Las mujeres guerrilleras que integramos actualmente la Delegación de Paz de las FARC-EP, mandamos un caluroso y efusivo saludo a la Cumbre “Un millón de mujeres de Paz”, deseándoles éxitos en sus labores.

    Este ocho de marzo del año 2016 tiene un significado especial. No solamente es el día internacional de la mujer trabajadora, sino también es un momento histórico porque estamos ad portas de lograr la firma de un acuerdo final.

  • Se debe plantear el debate, pero con altura

    En Caracol Radio, en el programa Sal y Pimienta de María Isabel Rueda, hubo un debate sobre la participación de las mujeres en el proceso de paz, en el que una de las panelistas se pregunta: “¿Para qué están las mujeres en la Mesa, si no hacen sino reirse frente a las cámaras?”

  • Siguen firmes

    Los viejos guerreros y guerreras, sí, los del 4º, 37, 20, 33, de la Eduardo Mahecha del 24 y todos y todas quienes han luchado de manera incansable por un futuro mejor, estaban ahí. Fue inmensa la alegría, encontrarles, como siempre, formando y educando a las nuevas generaciones. Recibían al amigo y compañero, a su comandante, a Pastor Alape y a quienes llegamos al Bloque Magdalena Medio, a la pedagogía de paz,  el 3 de marzo pasado. También los campesinos de esa zona que con gran expectativa y admiración veían llegar un helicóptero no para lanzar bombas de terror si no para llevar un mensaje de paz.

  • Silenciar los fusiles, levantar nuestras voces

    ¡Se acabó la guerra! Y con su fin toda Colombia da un paso al frente en la construcción de la paz, una paz que transforme las condiciones estructurales que nos llevaron a más de cincuenta años de confrontación armada, una paz con justicia social, estable y duradera.  Esta es también la oportunidad histórica para que no se aplace más la garantía de los derechos de las mujeres, formalmente reconocidos para todas sin discriminación.

  • Sin tregua y a cualquier precio: historia de la horrible noche que no ha cesado

    “La humanidad entera que entre cadenas gime”
    Himno Nacional de Colombia

    A la memoria de los insurgentes y líderes sociales asesinados en el primer semestre de 2015

    Bajo las faldas de las montañas, donde las coordenadas invisibles persiguen a líderes, lideresas, población civil, insurgentes, activistas y...

  • Solidaridad con las madres de combatientes caídos

    Nosotras, guerrilleras integrantes de la Delegación de Paz de las FARC-EP, expresamos nuestra sentida solidaridad con las madres  y familiares de guerrilleras y guerrilleros muertos en los aleves bombardeos de los últimos días.

    Llamamos a la solidaridad  de las organizaciones de mujeres que contribuyen a alcanzar la paz con justicia social, a que la expresen.  Solidaridad que debe...

  • Sonrisa de paz y ojos de guerra

    Los ojos de Mónica Villegas cargan con la tristeza sembrada en las comunidades campesinas del municipio de Ituango, Antioquia, uno de los más asolados por los paramilitares de Carlos Castaño y Salvatore Mancuso. En el mismo rostro, su sonrisa guarda el atractivo encanto de las jóvenes antioqueñas.

    Desde los 10 años quería ingresar a las FARC y así se lo hizo saber a sus padres, quienes intentaron desalentarla contándole historias de otras

  • Territorios de paz

    El Chocó es uno de los treinta y dos departamentos de Colombia, localizado en el noroeste del país, en la región de Pacífico Colombiano, comprende las selvas del Darién y las cuencas de los ríos Atrato y San Juan. Es un departamento con mucha diversidad, riquezas hídricas, culturales y los minerales cubren gran parte del territorio.

  • Un premio para la paz

    Las guerrilleras integrantes de la Delegación de paz de las FARC-EP y su Subcomisión de Género felicitamos a la Ruta Pacífica de Mujeres por el Premio Nacional de Paz que acaban de recibir. Reconocemos y valoramos el trabajo de promoción de la paz, la enorme labor que han realizado para visibilizar las mujeres y entre ellas, a las  víctimas de violencia y el esfuerzo por rescatar la memoria y la verdad desde las víctimas del conflicto.
  • Un sueño que se hizo realidad

    El 20 de febrero de 2012 a las 10:00 de la mañana salimos del aeropuerto de Maiquetía, de la hermana República de Venezuela, en una pequeña aeronave que nos conducirían a la Cuba rebelde de Fidel. El grupo de avanzada estuvo compuesto por el camarada Mauricio Jaramillo, jefe de la Delegación, Ricardo Téllez, Marco León  Calarcá, Andrés Paris, Sandra Ramírez y mi persona, quienes fuimos designados por el Secretariado Nacional de las FARC-EP para explorar, discutir y acordar una Agenda de diálogos con el gobierno de Juan Manuel Santos.

  • Una Comandante en el Ejército Libertador

    Durante la Guerra del 95, el Ejército Libertador cubano buscaba poner fin al yugo español todavía presente en la Isla a finales del siglo XIX. Este ya no era el mismo ejército que en 1868 había iniciado la contienda independentista. Había muchos aprendizajes importantes de las luchas anteriores y una dirección cívica y militar decidida a convertir a Cuba en una República independiente y moderna.