paz

  • La implementación, sueño a cumplir o nueva frustración?

    Como ya es costumbre al finalizar un año, todos y todas organizamos de manera mental los propósitos a tener en cuenta para el año siguiente. Muchos de ellos se van en deseos, otros aunque nos cuesten un poco, los cumplimos a medias y otra parte más reducida es en últimas la guía de nuestro trabajo. Por ello siempre se habla de los sueños, deseos y esperanzas que fijaremos como norte en cada nuevo año.

  • La inclusión de genero es en la practica.

    La semana pasada ha sido una de las más importantes para Colombia en más de medio siglo. Se ha cerrado el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto, convirtiéndose en la posibilidad cierta de que las y los oprimidos luchemos por las transformaciones profundas que requiere el país. Vamos hacia la democracia plena y la justicia social por la vía no violenta y con los argumentos como herramienta principal.

  • La ley en Colombia sigue siendo para los de ruana

    “La ley es para los de ruana”, frase común en Colombia para graficar que las leyes solo se aplican a los desposeídos. La justicia, o mejor dicho la injusticia, la deben sufrir las pobrerías.  Lamentable la muerte de tantas personas, militares de ambas partes y población civil; igual es atroz el terror sufrido por los y las habitantes de la patria.

  • La mujer en la Reforma Rural Integral

    En el primer día del Simposio Reforma Rural Integral: retos para la construcción de paz, que se desarrolla los días 13 y 14 de febrero, en el auditorio de la Facultad de Enfermería de la Universidad Nacional, en Bogotá, se habló, entre otros temas, sobre las mujeres.

    El panel “El papel de la mujer en la Reforma Rural Integral” contó con la presencia de Carmenza Gómez, Presidenta de ANZORC , Patricia Jaramillo profesora de la Universidad Nacional, Olga Lucía Marín, guerrillera de las FARC-EP y Raquel Méndez como representante de la Universidad Industrial de Santander, quien fungió como moderadora.

    Las tres panelistas esbozaron las complejidades de la situación de la mujer colombiana en el espacio rural y los retos para enfrentarla y transformarla.

    Patricia Jaramillo definió como tres principales formas de discriminación que afectan a las mujeres colombianas en el campo:

    1. Su condición de rurales.

    2. La imposibilidad de adquirir títulos de propiedad de la tierra.

    3. El estar inmersas en el escenario del conflicto armado.

    Complementó con varias cifras el análisis sobre las condiciones de vida que tiene la población del campo, en especial el sector femenino, además de las limitantes que deben enfrentar en el ejercicio de participación política.

    Explicó cómo las mujeres en el campo se ven afectadas por las relaciones de clase, pero también de género, haciendo que desarrollen jornadas laborales largas, con poca o nula remuneración.

    Reivindicó el papel de la Subcomisión de Género de la Mesa de Conversaciones de La Habana, que le imprimió –por primera vez en un proceso de paz- el enfoque de género a todos los acuerdos firmados entre las FARC-EP y el gobierno. Al mismo tiempo condenó la postura de la campaña del NO que tergiversó la información y ridiculizó las luchas de las mujeres colombianas para atacar al proceso de paz.

    Carmenza Gómez también abordó la situación de la mujer rural en Colombia, profundizando en las estrategias desarrolladas por ANZORC para organizar a las comunidades y a sus mujeres en función de la sustitución de cultivos, la defensa de los territorios, el empoderamiento femenino, entre otros temas.

    Hizo hincapié en los efectos de la guerra, de la amenaza de los bombardeos y los ametrallamientos, pero habló también del desplazamiento forzado -donde el porcentaje más alto es de mujeres-, y que no solo tiene como causa el conflicto armado, sino la situación económica, política y social precaria en la que subsiste el campo colombiano.

    Denunció además el asedio del paramilitarismo a los territorios que la guerrilla ha abandonado para dirigirse a las zonas de preagrupamiento, en donde se ven fuertemente amenazados líderes y, sobre todo, lideresas locales.

    Olga Lucía Marín, quien también hace parte de la comisión fariana del Mecanismo de Monitoreo y Verificación, habló de la situación de las mujeres guerrilleras en el actual escenario de concentración de la guerrillerada en las Zonas Veredales.

    Con ejemplos concretos mostró que los incumplimientos de los acuerdos por parte del gobierno son consecuencia del abandono estatal al sector rural y el atraso tan profundo en el que está sumido y que no afecta solo a la masa guerrillera sino al campesinado colombiano en general.

    “No es solo cuestión de carreteras...”, expresó nuestra camarada que también habló de las aspiraciones de las FARC-EP con el proceso de paz y la importancia de cumplirle al país con lo pactado.

    Llamó la atención a la manera en la que los medios de comunicación están asumiendo el tema de las mujeres guerrilleras, solo haciendo referencia a las condiciones de las guerrilleras embarazadas y lactantes, y que califican el “baby boom” de la paz como el florecimiento del amor guerrillero. “En las FARC-EP siempre ha habido amor, solo que por la guerra no debíamos tener bebés. En algunas ocasiones se tuvieron y la organización lo asumió de la mejor manera posible.”

    A partir de las preguntas realizadas por un auditorio totalmente lleno, las panelistas hablaron de la urgencia de sumar esfuerzos de las mujeres del campo y de la ciudad en torno al proceso de paz para garantizar la implementación efectiva de los acuerdos, y de la necesidad de que la lucha de las mujeres se organice y se extienda hasta conseguir mejores escenarios de equidad de género dentro de la paz con justicia social a la que aspira Colombia.

  • La paz como bandera de las FARC-EP

    No es casual que en la Plataforma para un gobierno de reconstrucción y reconciliación nacional, el primer punto que planteamos las FARC-EP sea la solución política al grave conflicto social y armado que padece nuestro país.  Desde nuestro surgimiento hemos enarbolado las banderas de la paz con justicia social y hoy persistimos en esa necesidad.

    Convencidos de que la Nueva Colombia es posible, hemos asistido a uno y otro proceso de diálogo, todos ellos fracasados por las negativas de los...

  • La Paz como política de Estado

    Las pasadas elecciones, caracterizadas por la ausencia de banderas programáticas y por escandalosos ataques personales entre los candidatos más opcionados, dejaron un sabor de hiel en los colombianos. Ganó Oscar Iván Zuluaga, el candidato uribista, en primera vuelta por tres puntos porcentuales frente a Santos.

  • La Paz con Justicia Social como punto de partida para la emancipación femenina

    El proceso de paz desarrollado por más de un año entre el Gobierno y las FARC-EP en la Mesa de Diálogos en La Habana, pone en evidencia que se están enfrentando dos visiones adversas que buscan encontrar puntos de coincidencia que adquirirán el nombre de gran tratado de paz. Por un lado, está el enfoque neoliberal de desarrollo del país, que en cabeza del Gobierno prioriza los intereses de las trasnacionales, y por otro lado el enfoque de la insurgencia que enarbola las reivindicaciones de las mayorías: una reforma agraria rural integral que conciba al campo con un enfoque territorial del desarrollo, la soberanía y la autodeterminación como principios fundamentales, y reformas políticas y estructurales del Estado que generen condiciones objetivas hacia la paz con justicia social.

  • La paz la encontramos en la montaña y sus colores

    Inti Maleywa es una joven guerrillera, que ha entremezclado sus convicciones, sus luchas, con el color y la expresividad de la naturaleza que acoge sus pasos de revolucionaria en las selvas colombianas.

  • La paz se conquista en las calles

    Es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento

    Consternada y rabiosa... Así me sentí al recibir la noticia de los 3 ataques que cobraron las vidas de 41 camaradas estos últimos días. Consternada, pero no sorprendida, pues la subida de tono mediático alrededor de la operación del Cauca y la cínica campaña por los “héroes de la patria” anunciaban la arremetida bélica.

  • La pensadera…

    Las guerrilleras queremos la paz con justicia social para seguir trabajando, ahora sin las armas, por un mejor país para toda la población colombiana. Soñamos con igualdad de oportunidades para las mujeres y garantías de nuestros derechos humanos, estudiar y trabajar en lo que nos interesa. Todo ello, claro está, dentro del marco de los planes de nuestra organización. Estas son las ideas más claras que me han quedado luego de conversar y compartir con cientos de guerrilleras sobre cómo nos vemos en la paz.

  • La tierra: madre, mujer

    Históricamente el conflicto por la tierra ha estado en el centro de las dinámicas de poder y disputa de las clases sociales por el mismo. En Colombia, la ultra atrasada concepción de quienes han ostentado dicho poder, ha impedido el más mínimo avance en las condiciones productivas y de desarrollo del campo, permaneciendo intactas las reivindicaciones y batallas del campesinado empobrecido y excluido.
  • La última navidad y llegada del año nuevo en la guerrilla

    guerrilleras.jpg

    Al volver a nuestro hogar, las montañas de Colombia, después de cuatro largos años en La Habana lejos de mi familia fariana me oprime el pecho de la emoción.
  • LA VIOLENCIA ME HIZO GUERRILLERA

    WhatsApp Image 2017 03 15 at 9.42.06 AM

    Yo era una campesina. Vivía con mis padres y 6 hermanos en el campo en la vereda el narciso, a 3 horas en escalera del municipio de Urrao, Antioquia. Como muchos campesinos sobrevivíamos apenas con lo que cultivábamos.

  • LAS MARIPOSAS MENSAJERAS DEL NAYA

    La región del Naya está ubicada entre los departamentos del Valle y Cauca, representa un área de 170.000 hectáreas y esta definida como jurisdicción de los municipios de Buenaventura en el Valle, y López de Micay y Buenos Aires, en el Cauca.

  • Las Mujeres de las Farc y el Twitter

    Presentamos este artículo de Kathy Porto Fadul, que muestra parte del trabajo de las mujeres de las FARC-EP en las redes sociales, contada de manera amena, refleja los distintos estilos y formas de transmitir sus mensajes especialmente a través del Twitter.

  • Las mujeres del oriente colombiano firmes en nuestro compromiso de Paz

    Hoy estamos presentes mujeres que venimos de las indomables sabanas del Yarí, de las mágicas tierras del Casanare, del embrujo verde del Meta, de los imponentes ríos del Guaviare, del histórico Sumapaz y las profundas selvas del Vichada, Vaupés y Guainía, venimos con la fuerza de Arauca, el impulso heroico de Boyacá, venimos de la diversa capital, Bogotá. Somos la Coordinadora Regional de Mujeres de la Orinoquia y Centro de Colombia y saludamos este importante espacio que da a conocer el trabajo que la Subcomisión de Género de la Mesa de Diálogos ha venido realizando, dando a los acuerdos adelantados una perspectiva que promueva la inclusión de las mujeres y su visión sobre la realidad en la construcción de un país en paz, propósito que ha atravesado la vida de miles de mujeres luchadoras en Colombia.

  • Las mujeres en el proceso y construcción de la paz

    La Habana, Cuba, sede de los diálogos de paz, mayo 18 de 2016, año de la paz.

    Compañeras invitadas internacionales y hermanas Colombianas, combatientes de las causas justas, en algún momento de sus vidas con las armas, hoy con la más efectiva herramienta que poseemos las mujeres: nuestra palabra e inquebrantable decisión de lucha. !Bienvenidas a este intercambio de saberes y sueños!.

    Las mujeres colombianas y las mujeres de todas las latitudes y regiones, a lo largo de la historia de la humanidad, hemos estado vinculadas de diversas maneras a fuerzas insurgentes, movimientos sociales, ejércitos y grupos armados, a través de los cuales hemos defendido el derecho a vivir en sociedades libres, justas, democráticas e incluyentes.

  • LAS MUJERES FARIANAS ESTAMOS TOTALMENTE COMPROMETIDAS CON LA PAZ

    Al referirnos a la mujer, nos referimos al campo, al trabajo, a la revolución en una sola palabra, “la vida”, la cual hemos dedicado a estar hombro a hombro con nuestros compañeros de lucha en esta justa batalla por la liberación de nuestro pueblo que por más de 53 años ha sido víctima de las políticas de Estado, políticas que han terminado solo en muerte y desolación para la gente humilde de nuestra patria.

  • LAS MUJERES SOMOS REBELDÍA, SOMOS LUCHA POPULAR Y PAZ.

    A causa del histórico descontento de nuestro país y del trato discriminatorio hacia la mujer al lado de la crisis social, económica y política que vivimos, centenares de mujeres tomamos la decisión de ingresar a las FARC EP.

  • Las mujeres, la guerra y la paz

    Las mujeres siempre han estado en la lucha política y en las victorias de los pueblos por la emancipación, la justicia y libertad. Su presencia ha sido permanente en el protagonismo social, político, cultural y económico, aunque su reconocimiento y visibilización en esa gran labor ha sido opacada, incluso excluída del disfrute de las conquistas, por patrones patriarcales existentes.