paz

  • Las mujeres, la guerra y la paz

    Las mujeres siempre han estado en la lucha política y en las victorias de los pueblos por la emancipación, la justicia y libertad. Su presencia ha sido permanente en el protagonismo social, político, cultural y económico, aunque su reconocimiento y visibilización en esa gran labor ha sido opacada, incluso excluída del disfrute de las conquistas, por patrones patriarcales existentes.

  • Lo Que No Se Cuenta De La Independencia De América

    Hoy 20 de Julio queremos recordar a grandes mujeres a las que Colombia y América les deben enorme gratitud, fueron valientes luchadoras, revolucionarias que ofrendaron sus vidas por la libertad de nuestra patria, que derramaron su sangre por los suelos de nuestra América, “ellas son la historia oculta de la independencia”.

  • Mi primera experiencia en El Orejón (II)

    Después de haber permanecido  varios días en La Habana, Cuba, que por cierto llenaron mi vida de una rica experiencia, no solo por haber tenido la oportunidad de conocer en persona a la mayoría de nuestra dirigencia, sino por conocer ese hermoso país y ese pueblo que es ejemplo de  dignidad y resistencia, volvimos al terreno donde se adelantaría el Proyecto Piloto.

    En el nuevo retorno a El Orejón, en Briceño, Antioquia, después de un largo viaje con destino al  aeropuerto de Caucasia, nos llevaron a un  sitio.

  • Ministro Villegas, ¡el paramilitarismo sí existe!

    Todos los días me levanto con la esperanza que el presidente Santos y sus ministros al fin decidan acabar con la Teoría de la Seguridad Nacional como estrategia de defensa y las FFMM jueguen su papel constitucional: Proteger las fronteras patrias, el más importante. Voy a la computadora a leer las noticias con esa ilusión. Nada. Al contrario, la prensa alternativa colombiana informa de más asesinatos de dirigentes sociales, defensores de derechos humanos o militantes de Marcha Patriótica y otros movimientos de la resistencia.

  • Mujer, luz para la paz

    Las mujeres en Bogotá muestran su apoyo a la paz de Colombia a través del acto simbólico de encender la llama por la paz, con este acto las mujeres demuestran que también son activas en la construcción de la senda hacia la reconciliación.

    El 23 de septiembre en La Habana el Comandante Timoleón Jiménez y el Presidente Juan Manuel Santos, acompañados por el presidente de cuba, Raúl Castro dieron a conocer que la paz en Colombia es posible...

  • Mujeres, la Paz necesita de su concurso

    Es cuestión elemental afirmar que la construcción de una paz estable y duradera impone una efectiva equidad de género en Colombia. Son muchos los factores de la realidad nacional que influyen negativamente en las posibilidades con que cuenta la mujer para desarrollar integralmente sus capacidades.

  • Nathalie, “la francesa de las FARC”

    El 26 de septiembre de 2016, luego de cuatro años de negociaciones en La Habana, el presidente Juan Manuel Santos y el jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño Echeverry, alias Timochenko, firmaron en Cartagena en presencia de numerosos jefes de estado latinoamericanos y del secretario general de la ONU Ban Ki-Moon un acuerdo final de “fin del conflicto y de construcción de una paz estable y duradera”, destinado a poner fin a la tragedia que desangra este país por razones sociales ya hace más de medio siglo.

    El acuerdo generó una inmensa esperanza. Para su implementación, debía ser ratificado por plebiscito el pasado 2 de octubre. Para sorpresa general, el no triunfó con 50,21%, el sí obtuvo 49,78%, en un país profundamente dividido. Una diferencia de 54 mil votos, la participación llegó tan sólo a 37,28% del total del cuerpo electoral.

    Un seísmo para los partidarios del silencio de las armas y de una vida política al fin normal.

    “No me daré por vencido y continuaré en la búsqueda de la paz”, declaró el presidente Santos, afirmando que el cese al fuego estaba vigente y que seguiría en vigor. Desde La Habana, el jefe rebelde Timochenko, al tiempo que deploraba “que el poder destructor de aquellos que siembran el odio y el rencor haya podido influenciar la opinión de la población colombiana”, reiteró la posición de los guerrilleros de “solo hacer uso de la palabra como arma de construcción del futuro”.

    Ferozmente opuesto al acuerdo, el expresidente y hoy senador de extrema derecha Álvaro Uribe, principal artesano del seísmo, afirmó por su parte que estaba dispuesto a contribuir a “un gran pacto nacional”, pero insistió que lo negociado debe ser “corregido”. Los insurgentes no están dispuestos a volver sobre un documento de 297 paginas resultado de 48 meses de conversaciones. Una inmensa duda se ha instalado con respecto al futuro, el Gobierno no tenía previsto un plan B.

    Entre los guerrilleros que se preparaban a dejar las armas y a entregarlas a la ONU en término de seis meses se encontraba una de las dos europeas presentes en los rangos de las FARC, la francesa Nathalie Mistral. Los periodistas Maurice Lemoine y Pierre Carles la encontraron unas semanas antes de que lo que parecía ser una desmovilización cercana.

    Aparte de su sonrisa comunicativa, ella no posee más. “A lomo de mula se pueden llevar algunos equipos, pero no hay que cargar demasiado. Uno aprende a desprenderse de muchas cosas. Es bueno tener objetos pero cuando toca llevarlos en las espaldas, si no son verdaderamente indispensables, los dejas”. Entonces aparte de su sonrisa comunicativa no tiene más que una pesada mochila en la cual entra toda su vida. Ella: Audrey, alias “Nathalie Mistral”, francesa de nacimiento, colombiana de corazón, internacionalista de convicción, guerrillera desde hace doce años en los rangos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP).

    Cuando la encontramos a comienzos de julio en las tierras pantanosas e infestadas de insectos de la selva chocoana, la firma definitiva de los acuerdos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos parecía muy cercana y, mirando al futuro, Nathalie, al igual que sus “camaradas”, piensa en lo que seguirá después del conflicto:

    “No se habla de desmovilización en el sentido clásico de la palabra. Se piensa en generar una dinámica colectiva. La idea es de trabajar de manera integrada en las comunidades donde ya tenemos presencia, generar proyectos productivos, la apertura de vías de comunicación, una reforma agraria, la redistribución, el desarrollo de centros de abastecimiento alimentario. En virtud de los acuerdos negociados durante cuatro años en La Habana con el gobierno, los campesinos deberán obtener créditos, un apoyo técnico para los cultivos y la distribución. Estaremos en todo eso” [1]. ¡Con más preocupación social en los ojos que cuchillo entre los dientes!

    En resumidas cuentas, Nathalie, con sus algo más de 40 años cumplidos, no ha renunciado ni a sus ideales ni al radicalismo de su juventud. Originaria de Montpellier (sur de Francia), presente “en todos los movimientos” cuando era estudiante, trabajó como educadora especializada en inserción social de personas sin domicilio, al mismo tiempo militante sindical de la CGT.

    Cuenta: “En un momento dado me pregunté: ¿Qué hago? ¿Estoy perpetuando el sistema con paños de agua tibia para que los desfavorecidos no protesten? Estaba hasta la coronilla de decir a la gente sin lograr resultados: Puedo ayudarles hasta aquí; más allá, si no están contentos de la situación, ¡ocupen las oficinas de la administración!”. Al ver que la situación se encuentra por ahora bloqueada, decide “hacer otra cosa”.

    Objeto de su reflexión: la riqueza europea construyéndose sobre la base de la explotación del Sur. ¿De que manera ayudar a los pobres, a los países víctimas de la expoliación, y modificar la correlación de fuerzas? Pero, sobre todo, ¿en donde actuar?

    Examinando las posibilidades existentes y “no obligatoriamente la lucha armada pero sí la resistencia al modelo dominante”, en 2001 Nathalie se va a Chiapas, “como lo hace todo el mundo”, precisa riéndose. Durante un mes, viviendo en medio de molinos de maíz, cafetales y auroras azuladas de las montañas del sudeste mejicano, Nathalie encuentra esta “experiencia de autogestión indigenista interesante”, pero no la colma: “Primero, porque en el plan militar se encuentran completamente cercados. Tan pronto se mueven se hacen aplastar. Segundo porque “cambiar el mundo sin tomarse el poder” suena bonito pero ¿por dónde se coge? Es algo que no entiendo muy bien”. Un vasto debate todavía en curso en América Latina y mas allá.

    Que sea hombre o mujer la vida de un individuo no es lineal. El azar de los encuentros juega un papel determinante. Pero, ¿se puede hablar de azar en este caso? En Chiapas, Nathalie va a encontrarse con un “muchacho” chileno que se interesa en Colombia. En esa época en la región del Caguán las FARC negocian con el presidente Andrés Pastrana. De esta terrible organización de oposición armada que llaman comunista, Nathalie tiene la imagen que trae de Francia. Francamente, nada positiva, por decir realmente las cosas. Habla con el compañero. Deciden entonces ir a ver lo que ocurre en el Caguán con el fin de empaparse mejor sobre esa misteriosa guerrilla.

    Claro está, por falta de medios la expedición toma tiempo. Mientras que por ruta ellos viajan unos quince días, Pastrana, que aprovecha la tregua para negociar con Washington el Plan Colombia, rompe las conversaciones y el 20 de febrero del 2002 desata la operación “Thanatos”. Tres horas después de la ruptura de negociaciones y a pesar de los compromisos tomados, las fuerzas armadas lanzan contra las FARC y su estado mayor completo unas doscientas operaciones aéreas desde la base de Tres Esquinas en el Caquetá con aviones OV-10, AT-37, DC-34, y Kafir, lo mismo que helicópteros Black Hawk que bombardean 87 zonas desmilitarizadas [2].

    Para nuestros dos viajeros ni hablar de ir a correr riesgo en ese avispero. Ellos continúan su camino hasta Argentina que, en ese momento, laboratorio del ultraliberalismo cae en el fondo del abismo, se descompone, presa de la trampa de la deuda de su clase dirigente, del Consenso de Washington, por lo consiguiente, del Fondo Monetario Internacional (FMI). 

    LEER MAS AQUÍ--->> http://www.prensarural.org/spip/spip.php?article20398

  • Nicaragua por la paz para Colombia

    Transcribimos la generosa alusión que hizo el Comandante Daniel Ortega en el discurso pronunciado con motivo de la XIX graduación de cadetes del Ejército de Nicaragua; sobre la persistente búsqueda de la paz, siempre presente en el ideario de las FARC-EP. Agradecemos al Comandante Ortega la remembranza del emotivo momento en que nuestro Comandante en Jefe, recibe, sobre su pecho de guerrillero invicto, la Orden Augusto César Sandino, máxima condecoración que brindan los hermanos Sandinistas.

  • Pedagogía de paz (II) “Queremos la paz pero tenemos miedo”

    “En el caserío en que me dejó el helicóptero del CICR había cerca de mil personas civiles provenientes de 8 veredas del municipio; ellos, al enterarse que llegaría alguien de La Habana, se desplazaron hasta el lugar, y ahí los tenía, frente a mí, pidiéndome que les explicara cómo era eso de “dejar las armas”. Esa noche no nos dejaron ir, no fui capaz de abandonar a los pobladores con un sartal de preguntas, porque a ese lugar no íbamos a regresar en corto tiempo”.

  • Pedagogía para la Paz I

    Una hora llevaba el helicóptero del Comité Internacional de la Cruz Roja cruzando, bajo un cielo despejado, las innumerables derivaciones montañosas del Nudo del Paramillo en donde se forman las serranías de Abibe, San Jerónimo y Ayapel en la Cordillera Occidental. Abajo, se percibían intrincados accidentes montañosos en todos los tonos verdes y grises, divididos por cañones entrecruzados por los que corren quebradas y ríos que empiezan a formarse en las cumbres de la cordillera. A la altura que volábamos solo se podían identificar los cauces de los ríos Cauca y

  • Por La Emancipación De La Mujer.

    En nuestra sociedad ha sido inculcada una cultura que se desprende del modelo económico represivo, excluyente y violento contra una clase y en particular contra las mujeres de esa clase.

  • Por motivo de su 90 cumpleaños, Louise Hay nos ha dejado esta nota

    “Voy a cumplir 90 años este sábado. Elijo ver mi vida moviéndose en diferentes direcciones, todas ellas igual de buenas. Algunas cosas son incluso mejores ahora que en mi juventud. Mis años más jóvenes estuvieron llenos de miedo; en la actualidad mis días están llenos de confianza.

    Mi propia vida realmente no comenzó a tener sentido hasta que estaba a mediados de mis 40 años. A la edad de 50 empecé mi carrera de escritora a una escala muy pequeña. El primer año hice una ganancia de 42 dólares. A los 55 años me aventuré en el mundo de las computadoras, lo cual me asustó pero tomé clases y vencí el miedo. Hoy tengo tres computadoras y viajo con mi iPad y iPhone a todas partes. A los 60 años tuve mi primer jardín. En este mismo tiempo me inscribí en clases de arte para niños y empecé a pintar. A los 70 y 80 era más creativa y mi vida continúa siendo cada vez más rica y plena.

    Todavía escribo, doy conferencias, enseño a través de mis acciones. Estoy constantemente leyendo y estudiando. Soy dueña de una editorial muy exitosa y tengo dos organizaciones sin fines de lucro. Soy una jardinera orgánica dedicada. Cultivo la mayor parte de mi propia comida. Me encanta la gente y las fiestas. Tengo muchos amigos cariñosos. He viajado extensamente. También todavía estoy pintando y tomando clases. Mi vida se ha convertido en un tesoro de experiencias.

    Quiero ayudarte a crear una idea consciente de tus últimos años, para que te des cuenta de que estos pueden ser los años más gratificantes de tu vida. Quiero que sepas que tu futuro es siempre brillante, no importa cuál sea tu edad. Mira tus últimos años convirtiéndose en tus años de tesoros.

    En lugar de simplemente envejecer y renunciar y morir, vamos a aprender a hacer una gran contribución a la vida. Tenemos el tiempo, tenemos el conocimiento y tenemos la sabiduría para movernos por el mundo con amor y poder.

    ¡Da un paso adelante, utiliza tu voz, sal al mundo y vive!”

    Con amor, Louise Hay.

  • Pueblo que lee no come cuento

    La frase que da título a este artículo nombra también el programa por la lectura desarrollado por la Revolución Bolivariana en el hermano país de Venezuela.

  • Qué raro

    Es muy raro que “los malos” quieran una Comisión de la Verdad y más raro aún que “los buenos” hasta ahora, después de cuatro años de diálogos y de más de 60 de guerra, digan que si pero con condiciones.

    La condición de “los buenos” es rara también: habrá verdad cuando...

  • QUIERO DECIR AL MONO

    a1005f8e615c6cea34da62a85ca9af3a XLHombres como el Mono, que engendraron pasión y amor por la emancipación de los oprimidos, son dignos de resaltar y valorar en todas sus dimensiones

  • Recargados…

    Días después de la pedagogía de paz el movimiento fariano se encuentra recargado, cargados de elementos, emoción, entusiasmo y energía para el despliegue en las nuevas formas del trabajo político, con la absoluta certeza de que estamos totalmente cohesionados, prestos a levantar el estandarte de la paz y la reconciliación de nuestro país.  Damos ese parte al pueblo colombiano. Cumplimos esta misión a cabalidad, en la cual las camaradas y los camaradas de la delegación de paz de las FARC, explicaron ante el Bloque Occidental Comandante Alfonso Cano los avances en La Mesa y de manera franca se solucionaron las inquietudes existentes.

  • Saludo a la Cumbre “Un millón de mujeres de Paz”

    Las mujeres guerrilleras que integramos actualmente la Delegación de Paz de las FARC-EP, mandamos un caluroso y efusivo saludo a la Cumbre “Un millón de mujeres de Paz”, deseándoles éxitos en sus labores.

    Este ocho de marzo del año 2016 tiene un significado especial. No solamente es el día internacional de la mujer trabajadora, sino también es un momento histórico porque estamos ad portas de lograr la firma de un acuerdo final.

  • Se debe plantear el debate, pero con altura

    En Caracol Radio, en el programa Sal y Pimienta de María Isabel Rueda, hubo un debate sobre la participación de las mujeres en el proceso de paz, en el que una de las panelistas se pregunta: “¿Para qué están las mujeres en la Mesa, si no hacen sino reirse frente a las cámaras?”

  • Siguen firmes

    Los viejos guerreros y guerreras, sí, los del 4º, 37, 20, 33, de la Eduardo Mahecha del 24 y todos y todas quienes han luchado de manera incansable por un futuro mejor, estaban ahí. Fue inmensa la alegría, encontrarles, como siempre, formando y educando a las nuevas generaciones. Recibían al amigo y compañero, a su comandante, a Pastor Alape y a quienes llegamos al Bloque Magdalena Medio, a la pedagogía de paz,  el 3 de marzo pasado. También los campesinos de esa zona que con gran expectativa y admiración veían llegar un helicóptero no para lanzar bombas de terror si no para llevar un mensaje de paz.

  • Silenciar los fusiles, levantar nuestras voces

    ¡Se acabó la guerra! Y con su fin toda Colombia da un paso al frente en la construcción de la paz, una paz que transforme las condiciones estructurales que nos llevaron a más de cincuenta años de confrontación armada, una paz con justicia social, estable y duradera.  Esta es también la oportunidad histórica para que no se aplace más la garantía de los derechos de las mujeres, formalmente reconocidos para todas sin discriminación.