paz

  • El Ensamble Feminismo. Racismo, otro debate pendiente

    El debate que desde hace bastante tiempo han puesto mujeres negras, afrodescendientes e indígenas en torno al racismo presente en las luchas feministas sigue tan vigente como décadas atrás. Más aún en un país como Colombia en donde El debate que desde hace bastante tiempo han puesto mujeres negras, afrodescendientes e indígenas en torno al racismo presente en las luchas feministas sigue tan vigente como décadas atrás. Más aún en un país como Colombia en donde ésta ha sido una discusión solapada e incluso silenciada en varios espacios políticos en donde la tensión se resuelve señalando “la violencia”, “la rabia” y “las formas agresivas” de las mujeres negras o indígenas que deciden denunciar el racismo ejercido por sus propias compañeras de lucha feminista. Es así como hasta el discurso de la digna rabia se les olvida a nombre de la armonía sorora y colectiva.

  • El espejo del futuro

    Soy, somos insurgentas, llevamos la rebeldía en el  alma, la injusticia  nos remueve las entrañas, el desamor nos desconsuela, la inactividad nos atonta. Seremos siempre mujeres combatientes es decir mujeres dedicadas  a construir una sociedad, donde la felicidad sea lo corriente, la justicia una manera de ser, la libertad una ética y la política una comunicación fluida con el bienestar. Somos soñadoras, ¡éramos guerrilleras!.

  • El Feminismo en las FARC-EP

    El proceso de paz ha significado para las guerrilleras una oportunidad en varias dimensiones: Una, responder a los ataques mediáticos dirigidos contra la organización, pero de manera especial contra las mujeres, desvalorando su papel en la organización, su condición de insurgente y de sujetos políticos.

  • El fútbol y la guerra, las mujeres y la paz.

    El 10 de abril pasado se jugó en Bogotá el Partido por la Paz con la presencia de Diego Armando Maradona y numerosas estrellas del fútbol nacional como Freddy Rincón, Mauricio Serna y Adolfo Valencia. Se trata de una valiosa iniciativa, no solo porque rodea la Mesa de La Habana e insta a abrir conversaciones con el ELN, sino porque cierra la brecha abierta entre los mundos del fútbol y la paz.

  • El mapa que muestra la misoginia que todavía hay en el mundo

    A pesar del gran avance que ha experimentado el feminismo en el mundo gracias a la denuncia de casos como el #metoo, o la cantidad de series y discursos que se han alzado en contra del machismo y la desigualdad de género en los últimos años, todavía queda mucho trabajo por delante. Eso mismo es lo que ha comprobado una reciente encuesta realizada por la consultora Ipsos MORI, que demostró que, pese a todos los avances, todavía hay por lo menos un 18% de personas en el mundo que está de acuerdo con la afirmación “creo que las mujeres son inferiores a los hombres”.

    Eso sí, antes de sacar conclusiones precipitadas sería necesario tener en cuenta la cultura y el contexto de cada uno de los 24 países en los que se realizaron las encuestas ( y que obviamente no son suficiente para representar la población mundial) para poder entenderlos al 100%. De hecho, y dejando de lado los que creen en esta afirmación misógina, en general la consultora valoró sus resultados como ‘positivos’ demostrando el desarrollo de una mayor conciencia feminista en el mundo. http://www.codigonuevo.com/el-mapa-de-la-misoginia-en-el-mundo/

  • El nuevo Fiscal, una nueva amenaza

    La elección del nuevo Fiscal general de la nación es una decisión que va en contravía de los enormes avances que se vienen avizorando en el país a partir del proceso de conversaciones de La Habana y de los acuerdos alcanzados hasta ahora, es un obstáculo para el desarrollo de la etapa de implementación, pues para que esta tenga éxito requiere de una rama de la justicia trasparente, capaz de hacer de la verdad la garantía para alcanzar justicia y el mayor impedimento para el retorno de la violencia política en el país.

  • El pataleo de los enemigos de la Paz.

    Es necesario reafirmar lo que las FARC-EP ha dicho tantas veces: La Mesa de diálogos no es un escenario para hacer la revolución socialista. El diálogo en las FARC-EP lo vemos como la posibilidad de cambiar la forma tradicional del establecimiento de hacer política en Colombia. Lo que buscamos en La Mesa, es que la población colombiana viva en paz, que pueda salir a la calle a protestar por sus derechos sin que la asesinen o la metan a la cárcel.

    La violenta represión al conflicto social generó el conflicto armado.

  • El profesor que eliminó los embarazos adolescentes

    Luis Miguel Bermúdez, docente del colegio Gerardo Paredes, en Bogotá, diseñó un currículo de educación sexual que logró reducir a cero el número de embarazos en la institución, donde 70 niñas solían dar a luz cada año.

  • En memoria de mi Maestra

    En medio de lo que se puede llamar noche, es vista de lejos una fuerte luz que nace de una lámpara gigante en la calle, era esta una calle de la ciudad de Bogotá fundada alrededor de los años mil quinientos y que lentamente crecía generando procesos de transformación en cada una de sus calles, vías, e incluso plazas, aquellas que poco a poco se llenaban de habitantes que ocupaban lugares cualquiera y que pareciera incluso donde les diera la gana asentarse. Esto no era producto del azar, eran circunstancias arraigadas a la violencia política de los años cincuenta en todo el país. Esta ciudad albergaba entonces una gran cantidad de campesinos oriundos de regiones infinitas de Colombia; mujeres, hombres, niños y niñas, ancianos, perros y gatos, que llegaban con nuevos sueños e incluso memorias por plasmar en la realidad que les correspondía vivir justo en ese momento. Luego de lo que se conoce coloquialmente como Bogotazo, el desorden y las revueltas pero además las contestaciones ciudadanas no se hicieron esperar, lo que causaba además miles de micro luchas por así decirlo que aunque ya no su mayoría en el campo, si se encontraban en las ciudades, precisamente en Bogotá.

  • Entrevista a la comandante Mireya Andrade

    Mireya Andrade es integrante del Estado Mayor de Bloque Occidental Comandante Alfonso Cano, BOCAC. Hace más de 26 años ingresó al sexto frente en Corinto, norte del Cauca, y durante su vida como combatiente le ha tocado asumir todo tipo de responsabilidades que corresponden a una guerrilla revolucionaria: desde las comunicaciones y la enfermería hasta la especialidad en explosivos y la conducción de tropas en combate.

  • Entrevista a la comandante Yira Castro, desminando el camino de la reconciliación

    Yira Castro, comandante de las FARC-EP, actualmente está de responsable del proyecto de desminado en El Orejón, que se encuentra en su segunda fase. Fue integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP en La Habana durante dos años, después de lo cual, regresa a Colombia para explicar a los guerrilleros y a las guerrilleras los detalles de las negociaciones de paz y los acuerdos parciales, es decir hacer pedagogía de paz. Ella es reconocida en las filas de las FARC-EP por su permanente preocupación por los derechos de las mujeres y las cuestiones de género. La hemos entrevistado para preguntarle sobre sus primeras impresiones de este proyecto, considerado como una importante medida de construcción de confianza entre las partes y en las conversaciones de paz.

  • Entrevista con María Paulina Riveros, negociadora del Gobierno en La Habana

    Negociación con aroma de mujer

    La plenipotenciaria explica cómo ha cambiado la mesa con la participación de las mujeres. Reconoce que entre ellas hay más sinceridad,

  • Esther Díaz Llanillo, una mujer para no olvidar

     La narradora, bibliotecóloga y ensayista cubana Esther Díaz Llanillo, nació en La Habana el 2 de diciembre de 1934.

  • Farianas, la vida política las espera

    Son múltiples las motivaciones por las que las mujeres decidieron marchar al monte. Un camino difícil, arduo, con grandes dificultades, pero que resolvía una pregunta acerca de sus convicciones políticas para un cambio. Otras lo hicieron siguiendo los pasos de un amor, unas cuantas por razones económicas, no faltaron quienes huían del patriarcado o buscaban su libertad.

  • Feminismos desde la ZTVN Jacobo Arango

    Nos preparábamos para las 17 horas de camino que teníamos de Bogotá hacia la Zona Veredal Transitoria de Normalización “Jacobo Arango” en Dadeiba, Antioquía. Emocionadas, cargadas de dudas, materiales de colegio y hasta libros. Nunca desde hace años que decidí hacer esto, me había sentido tan ansiosa.

    ¡Feminismo y género! De eso íbamos a hablar, debatir y estudiar 3 mujeres bogotanas con 147 guerrilleros y guerrilleras del occidente de Colombia. No podía dejar de pensar en mis primeros años en la universidad que planteaba la necesidad de pensar la guerra, la paz y el país con gafas feministas. Ese viaje represento para mí tanta satisfacción. Eran las FARC-EP quienes con nosotras, unas simples, pero entregadas feministas, discutirían el tema del que tanto nos cohibían. Encontramos sonrisas, miradas curiosas, dudas, muchas preguntas, encontramos ganas inmensas de descubrir.

  • Fin de año: Mujer, logros y retos en la construcción de la Paz

    El balance político de las acciones de este año que termina es absolutamente positivo; la participación de las mujeres  ha sido activa en los distintos escenarios de movilización social en el trascurso del 2013, con muestras de resistencia y compromiso con la lucha por las transformaciones sociales que requiere el país, en favor de las mayorías.

  • Graduación del Diplomado formadores sobre prevención de violencia basada en género

    Buenos días para todas las personas presentes.

    Mi nombre es Rosaira Acevedo, vengo del espacio territorial de capacitación y reincorporación El Negro Eliécer Gaitan, en la vereda Caño Indio, Municipio de Tibú, Norte de Santander. Conocida en el partido como Yeni Mendoza.

    Soy la responsable del trabajo de género e integrante del diplomado por el cual estamos hoy recibiendo el título.

    Para todas, nosotras y nosotros, es un orgullo participar en esta iniciativa necesaria para contribuir a erradicar todas las formas de violencias basadas en género. El diplomado de prevención de violencias basadas en género auspiciado por la embajada de Suecia, la Universidad Nacional, la OIM y el Departamento de la mujer y género de las FARC.

    El diplomado se realizó en medio de las tareas cotidianas del espacio y el estudio validación de primaria y secundaria del programa Arando la Educación.

    Hubo que utilizar horarios fuera de lo normal para lograr cumplir los requerimientos académicos.

    Esperamos replicar los conocimientos aprendidos con nuestras compañeras y compañeros del partido, para prevenir las violencias basadas en género, tanto en nuestro espacio como en las comunidades vecinas.

    Nuestro reto consiste en socializar el feminismo insurgente, nuestra visión del feminismo basado en nuestra experiencia, en nuestra práctica hacia la equidad, el empoderamiento de las mujeres y el papel que nos corresponde jugar en la transformación de la sociedad junto con nuestros camaradas hombres, apostando que ellos también transiten hacia las nuevas masculinidades, o formas nuevas de asumir la masculinidad, en coherencia con nuestros sueños revolucionarios.

    La violencia basada en género es como se expresa la brecha de desigualdades sociales que existen entre los hombres y las mujeres. Estas desigualdades son producto del patriarcado que históricamente ha puesto por encima a los hombres y subvalorado a las mujeres. También son producto de las desigualdades de clase. Capitalismo y patriarcado, para nosotras van siempre de la mano.

    Luchar en contra de las violencias de género en cada uno de nuestros territorios implica enfrentarnos contra el olvido histórico en que permanece la población rural de nuestro país; evidenciada en la falta de acceso a la tierra, la educación, la recreación, la salud, la justicia entre otros derechos básicos.

    Antiguamente muchas de nosotras encontramos refugio a las problemáticas que vivíamos en el campo uniéndolos a las filas de la guerrilla. Ahora, como partido político es un deber con nuestra causa, un deber con la comunidad seguir siendo un referente de justicia social.

    Parte fundamental de construir paz en nuestro país implica darle solución a las necesidades más básicas de las personas, sobre todo a las poblaciones vulnerables.

    Me enorgullece saber que lo aprendido no se ha quedado en la teoría, en los cuadernos y pizarras. Llevar a la acción nuestras intenciones es contribuir una Nueva Colombia que logre eliminar esa brecha entre la especie humana por cuestiones de género, entre otras.

    Muchas gracias.

  • Guerrilleras y feministas: la anticoncepción como un arma

    La palabra “género” aparece 57 veces en las 310 páginas del acuerdo firmado en La Habana y refrendado por el Congreso y la Corte colombiana. Fue una de las definiciones más defendidas por las FARC durante la negociación. Guerrilleras y feministas: las mujeres farianas tuvieron un rol clave en el camino hacia la Paz. Un cronista estuvo en la selva con ellas y cuenta sus historias

  • Hacer para pensar: así se escribe la nueva teoría feminista

    Ante un auditorio desbordado de mujeres que tomaban apuntes como en clase, la profesora ítalo-norteamericana Silvia Federici desplegó su arte de describir en forma fácil lo difícil: qué nos pasa y por qué. “Nos encontramos en un período del capitalismo caracterizado por la privatización de la tierra y la explotación sin límites de los recursos naturales cuya consecuencia es el empobrecimiento de la mayor parte de la población mundial. ¿Cómo podemos resistir? Creando formas de producción más cooperativas y comprendiendo que aquello que le pasa a una comunidad, a un territorio y a un ambiente, nos pasa a todos, porque lo que está en juego es la reproducción de la vida”.

    Federici abrió así el seminario internacional Luchas y alternativas para una economía feminista emancipatoria, organizado en Asunción del Paraguay por el Centro de Documentación y Estudios (CDE), la Articulación Feminista Marcosur (AFM) y el Grupo de Trabajo de Economía Feminista Emancipatoria de CLACSO. De este grupo una de las referentes es la colombiana Natalia Quiroga Diaz, docente de la Universidad Nacional de General Sarmiento, y responsable del enfoque que tiene en este seminario el concepto de Economía Feminista: la creación de formas de producción de resistencia al capitalismo depredador. http://www.lavaca.org/notas/hacer-para-pensar-asi-se-escribe-la-nueva-teoria-feminista/

  • Hombres al borde de un ataque de nervios

    Hace unas semanas me topé con el documental que buscaba demostrar que la opresión de las mujeres, tantas veces denunciada por el feminismo, excluye la opresión de los hombres y, que el género masculino, es el que realmente se encuentra en la base de la pirámide de la dominación. (Les debo el título del material y de la realizadora, lo borré sin anotar los datos, pero no quería dejar de escribir esto).

    Duré varios minutos viéndolo, esperando que solo se tratara de un recurso “artístico”, cinematográfico, como esos juegos infantiles en los que debes decir las cosas sutilmente a la inversa, con mentiritas o exageraciones varias, y pierdes cuando tu contrincante logra separar la realidad de lo demás.

    Eso nunca pasó. La realizadora (que dejó de ser feminista cuando comenzó a trabajar este tema) entrevista a varios militantes de la “liberación masculina”. Ellos critican al feminismo por centrarse demasiado en la emancipación de las mujeres, negando que esa lucha ha traído, como consecuencia, más opresión a los hombres. Este discurso es complementado con cifras comparativas entre hombres y mujeres de esperanza de vida, morbilidad diferencial y otras más subjetivas como sobrecarga de trabajo o estrés.

    Es interesante que este material se produzca en pleno siglo XXI porque, si hacemos un poco de historia, los estudios de género, impulsados por el feminismo anglosajón de los años sesenta del siglo XX, no tardaron mucho en concluir que el género no solo definía la identidad en hombres y mujeres en el plano personal, sino que también determinaba la construcción de roles, la interacción entre los sexos, dándole una dimensión social. A partir de esto, comenzó un largo camino en el que la reflexión y el estudio sobre las masculinidades ha ido integrándose a la práctica académica y militante feminista, asumiendo que el patriarcado también configura un esquema masculino excluyente, rígido y que, efectivamente, oprime a las masculinidades no hegemónicas.

    El documental en cuestión se jacta de mostrar un universo nuevo, pero la postura de sus defensores también tiene antecedentes. Dentro de los estudios sobre masculinidades existe la llamada perspectiva de los derechos masculinos que, desde su origen en los ochenta del siglo pasado, se sirvió de la plataforma reivindicadora de los derechos de las mujeres para reclamar los derechos “usurpados” a los hombres:

    1. Poder demandar a las mujeres por su violencia invisible.

    2. Romper el monopolio feminista sobre las investigaciones de género.

    3. Lograr la custodia de hijos e hijas en plena igualdad legal con las mujeres.

    4. Tener derecho a una ley de paternidad plena.

    Curiosamente, esta perspectiva fue defendida tanto por hombres defensores de los derechos patriarcales como por los partidarios de derechos igualitarios.

    La crítica superficial del documental al feminismo, niega la existencia de una línea radical dentro del análisis teórico sobre las masculinidades: Los estudios críticos sobre los hombres y sus masculinidades que, desde los setenta han incorporado la categoría de género a sus investigaciones para ampliar sus criterios, al mismo tiempo que asumen una postura positiva ante el cambio de las mujeres y reciben influencia del feminismo de la igualdad.

    Pero no se trata solo de qué tipo de análisis de masculinidades hacen. A menudos los entrevistados defienden su “derecho” a cosificar a las mujeres, a referirse a ellas de manera ofensiva, algunos llegan a defender la violencia sexual como “derecho de los hombres” que el feminismo les negó.

    Mientras el feminismo de izquierda propone una nueva forma de relacionamiento social que cuestione y combata todas las formas de desigualdad, que se base en la libertad plena de una individualidad en constante interacción y transformación con la sociedad también cambiante, surgen detractores que apuestan por una realidad donde la libertad de unos signifique la opresión de otras.

    Solo espero que cada vez queden menos dudas de la importancia de la lucha feminista y las mujeres y los hombres nuevos, para construir “no solo un futuro mejor, sino un adecuado presente”.