solidaridad

  • Ser mujer: el precio de cuidar a los niños

    La mitad de las mujeres latinoamericanas en edad de trabajar no lo hace y la otra mitad que sí trabaja gana salarios considerablemente más bajos que sus compañeros varones. Estos datos, por llamativos que sean, no resultan sorprendentes. Lamentablemente, estamos acostumbrados a titulares de este estilo y a que exhaustivos estudios analicen las diferencias de género en el ámbito laboral y muestren la inequívoca posición de desventaja de las mujeres.
    Sin embargo, América Latina y el Caribe han hecho desde hace décadas enormes avances en materia educativa que se han traducido en una reducción significativa de las diferencias de formación que existían entre hombres y mujeres. Y con todo, esa mejor preparación académica de las mujeres no se está traduciendo en una mayor participación en el mercado laboral ni en la paridad salarial. ¿Qué está pasando?La maternidad.
  • Sin Mujeres, no hay “Energía”

    Imaginen una reunión donde hay cien personas discutiendo diversos temas de interés e importancia; cien personas que debaten, eligen, discuten, aprenden y toman decisiones.

    Las mujeres en el sector energético. Foto Pixinio.

    Cien personas cuyas palabras son escuchadas por miles de otras y cuyas decisiones le cambian la vida, quizás a millones, y entre ellos usted. Ahora imaginen que de esas cien personas, sólo cinco son mujeres; ¿inequitativo, no? Esa es la realidad de las Juntas Directivas de las principales empresas de energía del mundo.

    LEER MAS ---> https://www.revistavirtualpro.com/noticias/sin-mujeres-no-hay-energia-

  • Una revolución hecha por y para el pueblo

    "Y viaja que en los viajes hay 5 beneficios,
    alivio de penas, procura de sustento,
    saber de cultura y dignas amistades."
    Ali Ben Abi Taleb

    La Historia es el reflejo que muestra el estado de todo aquello que conocemos. Aunque no conozcamos su historia real, la simpleza de nuestras relaciones concluyen, siempre, en nuestra raíces, aquellas que se entrelazan y se mantienen impulsadas por la esperanza de todos los pueblos luchadores. Todo lo que acabo de decir es probado, aunque lo intentemos esconder, por aquellas que nos dieron la posibilidad de nacer, de vivir, para entonces crear nuestros caminos.