Nuevas Masculinidades

  • Movimiento de mujeres y lucha feminista en América Latina y el Caribe

    El libro Movimientos de mujeres y lucha feminista en América Latina y el Caribe, de la venezolana Magdalena Valdivieso es una compilación de nueve trabajos realizados por distintas personas y que componen dos grandes ejes temáticos: uno que hace referencia a cuerpo, sexualidad y reproducción, y otro que habla de derechos y ejercicio político, en el contexto de nuestro continente.

  • No es interés nuestro dar lecciones de feminismo sino construirlo colectivamente

    Hace algunos días, para ser más exactos el 13 de junio, el portal Pacifista público un artículo titulado “Ahora las FARC quieren dar lecciones de feminismo” (http://pacifista.co/ahora-las-farc-quieren-dar-lecciones-de-feminismo/ ) en el cual daban a conocer algunos apuntes sobre las tesis de mujer y género que construimos las farianas con miras al congreso que se realizará para la constitución del nuevo partido político. El artículo con un título bastante provocativo no solo hablaba de las tesis, sino que además, en otras palabras, ironizaba la propuesta señalando que la organización es una de las más patriarcales del país donde las guerrilleras han jugado un papel secundario pero además hemos sufrido múltiples violencias de género donde hemos sido abusadas y obligadas a abortar.

  • Nos acompaña una nueva generación

    Una pequeña parte de la nueva generación masculina no sufre de miedos para los nuevos tiempos de igualdad de género que  ya comienza a ejecutarse, otro sector lo hacen de corazón y piensan que realmente la historia ha sido injusta con la otra mitad de la humanidad. Otros aceptan a regañadientes por que no quieren quedarse de la historia pero, en su interior, siguen convencidos de que el modelo tradicional machista debe seguir siendo el elemento dominante.

  • Palabras para el Primer Encuentro Nacional de Mujeres de FARC-EP Departamento de Mujer y Género


    Camaradas, reciban un amoroso saludo!

    Antes de empezar, quisiera agradecerles todos los esfuerzos realizados para llegar hasta esta fría y hermosa ciudad (Bogotá). Sabemos que son largos los recorridos que han hecho por la extensa Colombia, travesías que demuestran el gran compromiso que como organización tenemos desde que iniciamos nuestro alzamiento en armas hace 53 años por una Nueva Colombia y que lo ratificamos en este empeño por alcanzar una paz con justicia social, estable y duradera. El que estemos aquí hoy, demuestra además la estatura de nuestra organización y el compromiso que cada uno y una de nosotras tiene con la implementación del Acuerdo de Paz, pero además, del gran paso que estamos dando hacia la conformación de nuestro partido político con el cual haremos política democrática, bolivariana, fariana y feminista de cara a las transformaciones que el país requiere.

  • Permitamos que las mujeres pasen al frente

    “No podemos asegurar la verdadera libertad, no podemos construir democracia – por no hablar de socialismo- si no llamamos a las mujeres al servicio cívico, al servicio en la milicia, en la vida política, si no la liberamos de la atmósfera embrutecedora de las tareas del hogar y la cocina.”
    Lenin, Cartas de lejos, Zurich, 11/24 de marzo de 1917

    Son muchos los documentos existentes que tratan de arrojar luces, y...

  • Placer sagrado II: Nuevos caminos hacia el poder personal y el amor

    Si bien la primera parte de este libro (Placer sagrado I: Sexo, mitos y política del cuerpo) abordaba la manera en la que se ha estructurado la sexualidad y su relación con la espiritualidad y lo sagrado en las distintas culturas, esta segunda parte expone las experiencias de grupos, movimientos que buscan la transformación de los paradigmas de sexualidad establecidos por siglos de dominación.

  • Por andar vestida de hombre

     

    La lucha de las mujeres por encontrar un lugar en la sociedad es grande. En muchas ocasiones optaron por travestirse para alcanzar espacios a los que solo tenían acceso los hombres.

     

  • POR QUÉ NO SOY FEMINISTA

    l papel de los hombres en la lucha de las mujeres por derechos civiles, reproductivos, laborales, etc., siempre me ha parecido sumamente sospechoso; es como si el jefe de la fábrica se involucrara en la huelga de los trabajadores por mejores prestaciones laborales: éticamente es su deber, pero puede existir un claro conflicto de intereses.

    En el entorno sociopolítico en el que vivimos actualmente, ese conflicto de intereses se llama pacto patriarcal. Este pacto no es otra cosa que la espontánea identificación de los hombres con otros hombres; un ejemplo sencillo es que, cuando una mujer denuncia que sufrió acoso o violencia por parte de un hombre, otros hombres inmediatamente se sienten con el derecho a cuestionar las motivaciones de la mujer para realizar esa denuncia; se sienten directamente implicados en ella, como si el “honor” del hombre denunciado pusiera en entredicho el honor de todos los demás hombres.

    En el contexto de Tuiter, ese conflicto de intereses se ha cobijado bajo el pseudo-argumento paraguas #NotAllMen (no todos los hombres): no todos los hombres son violadores, no todos son acosadores sexuales, no todos fiscalizan el cuerpo de su pareja ni su decisión de tener más de una pareja sexual, no todos revisan sus dispositivos electrónicos y no todos le impiden ver a sus hijos — pero existen muchos hombres que lo hacen.

    Cada vez que aparece un hashtag o una iniciativa para visibilizar alguno de los muchos tipos de violencia contra las mujeres (como #MiPrimerAcoso, #MeToo, o el reciente #YoNoDenuncioPorque), veo entre mis amigas y conocidas una enorme cantidad de comentarios no solicitados, muchas veces de hombres, donde más que producir empatía o hacerlas sentir escuchadas, se les revictimiza, se les hace objeto de burlas o escarnio, o con la mayor desfachatez, se les mansplica por qué la violencia que dicen sufrir no es tal.

    ¿Por qué a los hombres nos molesta que una mujer denuncie a uno de nosotros, por qué nos lo tomamos tan personal? ¿Por qué la empatía de los hombres de inmediato se coloca del lado del opresor en lugar del de la denunciante?

    Porque históricamente, los hombres hemos sido educados para comportarnos como una masa homogénea, con objetivos bien claros, que no son otros que la hegemonía en todos los órdenes de la sociedad.

    2. En la cultura griega clásica, el fin de la enseñanza masculina (paideia) era la producción de areté [excelencia], un término difícil de traducir, pero que implica lo que hoy entendemos como virtudes masculinas tradicionales: la valentía en combate, el ingenio, la inteligencia al servicio de una causa común, y que deriva en el honor público (que va de la mano con el derecho a ejercer la palabra en público, es decir, a hacer política), el cual se consigue solamente mediante el reconocimiento de los pares. Así, en Ilíada, Aquiles no enfurece solamente porque Agamenón le confisque a Briseida (objetificada como parte de su legítimo botín de guerra), sino porque le niega la areté, lo cual, según la visión del mundo de la época homérica, es peor que la muerte. Cabe mencionar que la areté es una virtud exclusivamente masculina, pues las mujeres ni siquiera tenían acceso a la educación (paideia) en los mismos términos que los hombres.

    Por brevedad, voy a hacer una elipsis de las virtudes caballerescas de la Edad Media, pero señalaré solamente que la idea del “caballero” (derivado de una visión de mundo militarista y feudal) sigue muy viva en el imaginario masculino. Tampoco es posible extenderse sobre cómo la Ilustración — tratando de desentenderse de la moral cristiana — identificó el uso de la razón con el ejercicio público de la palabra (masculina), y relegó las emociones al campo de lo femenino. Así, ellos fueron desde entonces los razonables, los fuertes y valientes, y ellas las histéricas, las incontrolables, las que deben permanecer siempre al cuidado de un hombre (el padre primero, después el esposo), y que por descontado carecían de las virtudes (vir, hombre) necesarias para ejercer la palabra en público, para hacer política, mucho menos para ser sujeto de derechos, como el de propiedad.

    Y el asunto de la propiedad es importante para entender cómo opera el pacto patriarcal. He visto a muchos amigos y colegas hombres, a quienes admiraba hasta hace poco, mostrarse hartos de que esas malditas feminazis quisieran meter el patriarcado y el heteropatriarcado hasta en la sopa. ¿Pero dónde está ese “patriarcado”, dicen? ¿Por qué lo culpan de todo? ¿Por qué no se hacen responsables? Bueno, porque como nos recuerda Engels, no es gratuito que la propiedad privada, la monogamia y la esclavitud hayan surgido en las mismas condiciones históricas: el matrimonio sindiásmico (un marido, muchas esposas) tuvo que dar paso a la familia monogámica para dar certeza de la paternidad de los hijos, de los cuales, solamente los varones podían heredar la propiedad familiar. El patriarcado no es sino el sistema en que se basan todas las civilizaciones después de la “barbarie” de la Edad de Piedra: un sistema (es decir, una serie de dispositivos de poder y sistematización) destinado a asegurar esa certeza de la paternidad a los hombres.

    ver mas>>>>>https://lalineadefuego.info/2018/03/06/por-que-no-soy-feminista-por-javier-raya/

  • Primer Taller Nacional de Género de las FARC-EP La Elvira, Municipio de Buenos Aires, Cauca.

    photo 2017 03 14 21 36 42Febrero, 2017

    Durante más de diez días del mes de febrero, tuvimos la oportunidad de acompañar y facilitar el primer curso nacional de género realizado por las FARC-EP en el marco del proceso de reincorporación de las guerrilleras y guerrilleros a la vida civil y, sobre todo, el inicio de su actividad política sin armas, la cual no debe ser ajena a una construcción propia, fariana, sobre las relaciones de género en la sociedad Colombiana y el desarrollo de una política acerca de estas cuestiones

  • Renuncio a ser Hombre

    Para La Amiga e incansable Luchadora. Bertha Cáceres. Bertha Vive en Un Mundo que se empeña en nacer.

     

    Antes que los medios de comunicación se llenen de ruidosas frases declaratorias y flores sin sentido acerca de lo que merece «la mujer en su día» es necesario tener en cuenta que nada de esto va a mejorar la situación de miles de mujeres en el mundo entero. Un día de cursilería mercantil no basta para detener la barbarie que se cierne sobre la vida de ellas.

  • Revolución en punto cero: Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas

    En la biblioteca feminista de Mujer Fariana compartimos hace algún tiempo el libro “Caliban y la bruja” de la italiana Silvia Federici. Ahora continuamos nutriendo nuestro rincón teórico con “Revolución en punto cero: Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas”, publicado por la Casa Editorial Traficantes de Sueños, de España.

  • Selección de Lecturas sobre Género

    La Selección de Lecturas sobre Género realizada por el Centro Memorial Martin Luther King, de Cuba, brida una mirada amplia del género tratando de esclarecer las primeras ideas para aproximarse a esta compleja temática.

     

  • Silvia Federici: “La violencia es una constante en la vida de la mujer bajo el capitalismo”

    Silvia Federici es un gran referente del movimiento feminista internacional. Demostrado ha quedado este lunes tras el rotundo éxito de la conferencia Capitalismo y violencia contra las mujeres en Madrid. El evento, organizado por Traficante de Sueños, ha tratado las opresiones hacia las mujeres en el sistema actual: el trabajo productivo y reproductivo desde una perspectiva de género y las diferentes formas de violencia pública y doméstica.

  • Tres ideas básicas para matar el macho dominante que vive en nosotros

    Abordar el tema de las nuevas masculinidades de manera objetiva es difícil, sobre todo, por la carga de prejuicio patriarcal que llevamos implícita la mayoría de los hombres. Pero hay aspectos sobre los que intentaré hacer algunas referencias, cuestiones que en mi opinión, son determinantes para que seamos los varones cada vez más responsables, no solo con los nuevos roles que nos corresponde asumir en la construcción de una sociedad más justa y con equidad de género, sino, con nosotros mismos.

  • Una hija transexual: el secreto de la portavoz del autobús de Hazte Oír en Chile

    La madre, Marcela Aranda, sacó hace cinco meses a las calles el llamado 'Bus de la libertad', con mensajes transfóbicos

    Carla González Aranda es una joven transexual chilena, de 19 años, que hace apenas una semana firmó en los tribunales la demanda para el cambio legal de su nombre y sexo. Lo contó en una rueda de prensa, arropada por los líderes del Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh), donde también reveló la identidad de su madre: Marcela Aranda, la portavoz del autodenominado Bus de la libertad, el vehículo de la organización ultracatólica Hazte Oír que ha recorrido diferentes países con mensajes transfóbicos y en contra de la libertad de género y la diversidad sexual.

    “Con mis hijos no se metan”, era una de las consignas del autobús, que llegó al país sudamericano de la mano de CitizenGo Chile, Padres Objetores de Chile y el Observatorio Legislativo Cristiano, de donde Aranda es directora. “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”, se leía en el vehículo que pasó por diferentes ciudades de Chile en julio pasado. En alusión a un cuento infantil del Movilh titulado Nicolás tiene dos papás —que despertó en 2014 la ira de los sectores conservadores del país— el autobús tenía inscrito el siguiente mensaje: “Nicolás tiene derecho a un papá y a una mamá. Menos Estado y más familia”. https://elpais.com/internacional/2017/12/01/mundo_global/1512140858_222175.html?id_externo_rsoc=TW_CM