Feminismo

  • Hedy Lamarr, entre el ingenio y la belleza

    “Cualquier chica puede ser glamourosa.

    Lo único que tienes que hacer es quedarte quieta y

    parecer estúpida”.

    Hedy Lamarr

  • Hombres al borde de un ataque de nervios

    Hace unas semanas me topé con el documental que buscaba demostrar que la opresión de las mujeres, tantas veces denunciada por el feminismo, excluye la opresión de los hombres y, que el género masculino, es el que realmente se encuentra en la base de la pirámide de la dominación. (Les debo el título del material y de la realizadora, lo borré sin anotar los datos, pero no quería dejar de escribir esto).

    Duré varios minutos viéndolo, esperando que solo se tratara de un recurso “artístico”, cinematográfico, como esos juegos infantiles en los que debes decir las cosas sutilmente a la inversa, con mentiritas o exageraciones varias, y pierdes cuando tu contrincante logra separar la realidad de lo demás.

    Eso nunca pasó. La realizadora (que dejó de ser feminista cuando comenzó a trabajar este tema) entrevista a varios militantes de la “liberación masculina”. Ellos critican al feminismo por centrarse demasiado en la emancipación de las mujeres, negando que esa lucha ha traído, como consecuencia, más opresión a los hombres. Este discurso es complementado con cifras comparativas entre hombres y mujeres de esperanza de vida, morbilidad diferencial y otras más subjetivas como sobrecarga de trabajo o estrés.

    Es interesante que este material se produzca en pleno siglo XXI porque, si hacemos un poco de historia, los estudios de género, impulsados por el feminismo anglosajón de los años sesenta del siglo XX, no tardaron mucho en concluir que el género no solo definía la identidad en hombres y mujeres en el plano personal, sino que también determinaba la construcción de roles, la interacción entre los sexos, dándole una dimensión social. A partir de esto, comenzó un largo camino en el que la reflexión y el estudio sobre las masculinidades ha ido integrándose a la práctica académica y militante feminista, asumiendo que el patriarcado también configura un esquema masculino excluyente, rígido y que, efectivamente, oprime a las masculinidades no hegemónicas.

    El documental en cuestión se jacta de mostrar un universo nuevo, pero la postura de sus defensores también tiene antecedentes. Dentro de los estudios sobre masculinidades existe la llamada perspectiva de los derechos masculinos que, desde su origen en los ochenta del siglo pasado, se sirvió de la plataforma reivindicadora de los derechos de las mujeres para reclamar los derechos “usurpados” a los hombres:

    1. Poder demandar a las mujeres por su violencia invisible.

    2. Romper el monopolio feminista sobre las investigaciones de género.

    3. Lograr la custodia de hijos e hijas en plena igualdad legal con las mujeres.

    4. Tener derecho a una ley de paternidad plena.

    Curiosamente, esta perspectiva fue defendida tanto por hombres defensores de los derechos patriarcales como por los partidarios de derechos igualitarios.

    La crítica superficial del documental al feminismo, niega la existencia de una línea radical dentro del análisis teórico sobre las masculinidades: Los estudios críticos sobre los hombres y sus masculinidades que, desde los setenta han incorporado la categoría de género a sus investigaciones para ampliar sus criterios, al mismo tiempo que asumen una postura positiva ante el cambio de las mujeres y reciben influencia del feminismo de la igualdad.

    Pero no se trata solo de qué tipo de análisis de masculinidades hacen. A menudos los entrevistados defienden su “derecho” a cosificar a las mujeres, a referirse a ellas de manera ofensiva, algunos llegan a defender la violencia sexual como “derecho de los hombres” que el feminismo les negó.

    Mientras el feminismo de izquierda propone una nueva forma de relacionamiento social que cuestione y combata todas las formas de desigualdad, que se base en la libertad plena de una individualidad en constante interacción y transformación con la sociedad también cambiante, surgen detractores que apuestan por una realidad donde la libertad de unos signifique la opresión de otras.

    Solo espero que cada vez queden menos dudas de la importancia de la lucha feminista y las mujeres y los hombres nuevos, para construir “no solo un futuro mejor, sino un adecuado presente”.

  • Identidad Propia

    Durante toda mi vida, solía rodearme de amigos con quienes sentía que tenía más cosas en común. Siempre me llevé mejor con los hombres, que con las mujeres.

  • Impacto del neoliberalismo en la vida de las mujeres

    El neoliberalismo como modelo de desarrollo de acumulación capitalista ha profundizado las relaciones de dominación que afianzan el patriarcado y la marginación de millones de personas, mayoritariamente de mujeres.  

    Para el caso colombiano, las consecuencias han sido más graves, con efectos negativos en la vida y los derechos de las mujeres, porque la crisis humanitaria que padece Colombia a raíz del conflicto social y armado, ha generado mayores condiciones de vulnerabilidad para ellas,...

  • Independencia con nombre de mujer

    fEl pasado 10 de octubre Cuba conmemoró un aniversario más del Levantamiento de Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la Patria y sus esclavos, en la finca La Demajagua, 1868. Este hecho se considera el inicio de las luchas por la independencia del pueblo cubano del colonialismo español.

  • Intervención de Victoria Sandino, incorporación de género.

    Intervención de Victoria Sandino en el acto de firma de acuerdos parciales 1, 2 y 4 con incorporación de género.

  • Jineologî (ciencia de mujeres): sabiduría para la liberación

    La Jineologî presupone un cambio radical en el modo de leer el universo, en una cosmovisión otra, es un cambio de paradigma. La primera vez que esta palabra aparece en algún tipo de registro es en 2003, en el texto Sociología de la Libertad, de Abdullah Öcalan. Allí, el líder del Movimiento de Liberación Kurdo, se refiere a ella para expresar la necesidad de una ciencia de mujeres como base fundamental para una sociedad libre, igualitaria y democrática, donde el Confederalismo Democrático -sistema social basado en la liberación de los géneros y la ecología-, fuera posible.

    El término Jineologî está compuesto de la palabra kurda "jîn" que significa mujer y proviene de la raíz "jiyan" (vida) y el sufijo "-ologî", que proviene del griego y puede designarse como logos, ciencia, estudio. Por lo cual, podríamos traducir la palabra Jineologî como ciencia de mujeres.

  • La desaparición del grupo de género de la Unidad de Víctimas preocupa: investigadoras FIP

    Génica Mazzoldy e Irina Cuesta hablan de la importancia de fortalecer el enfoque de género como política del Estado, en especial para pensar el retorno de las mujeres desplazadas.

    Las mujeres desplazadas que han regresado no tienen condiciones de vida adecuadas para mantenerse en su deseo de retorno.

    De las 7’219.471 personas que se han visto obligadas a desplazarse por la guerra en Colombia, 3’683.242 son mujeres. Representan más de la mitad de víctimas del conflicto armado. Por eso la puesta en marcha de la implementación del Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las Farc ha sido una oportunidad para pensar su retorno y reubicación. En ese sentido, el informe “Retornos de mujeres a zonas rurales, recomendaciones de política pública”, que publica la Fundación Ideas para la Paz, es un documento relevante para pensar las prioridades y particularidades que enfrentan las mujeres que se han resistido a perder el arraigo con su territorio. Un tema vigente porque, aunque los desplazamientos individuales han bajado, los destierros masivos vienen creciendo.

    Le puede interesar: Las mujeres de Chimborazo luchan por su tierra

    En 2017, la Oficina de Nacionales Unidas para Asuntos Humanitarios (OCHA) registró 147 desplazamientos masivos que afectaron a cerca de 18.000 colombianos, principalmente en Nariño, Chocó y Putumayo. Y solo en los primeros días del año, la Defensoría del Pueblo alertó sobre el desplazamiento de más de mil personas por enfrentamientos o amenazas en zonas del litoral Pacífico, como Buenaventura y Magüí Payán (Nariño), Bajo Cauca, sur de Córdoba y en los límites entre Boyacá y Casanare.

    Aunque el Acuerdo de Paz alivió un poco la crisis humanitaria que teníamos, se siguen dando nuevas y más víctimas de desplazamiento, la mayoría de ellas mujeres. ¿Cree que la política estatal está preparada para atender el fenómeno?

    Génica Mazzoldy: No. De hecho, la Unidad de Víctimas ha estado trabajando en un nuevo decreto para cambiar el procedimiento de reconocimiento de la medida de indemnización administrativa, que encendió las alarmas de la Comisión de Seguimiento y Monitoreo a la Implementación de la Ley 1448. Esto por no hablar de la baja ejecución presupuestal con la que cuenta la entidad.

    Vea también: Desterradas

    ¿A qué se refiere?

    Un informe de septiembre del año pasado sobre este aspecto, elaborado por su oficina de Control Interno, advierte que existe un nivel medio de ejecución, ya que hasta ese momento se había comprometido el 48,8 % de la apropiación vigente y los pagos realizados equivalían sólo al 39,63 %. Una preocupación que se suma a que en una resolución del 22 de enero la Unidad de Víctimas creó un solo grupo de enfoques diferenciales, acabando con el grupo de mujeres, género e identidades de género diversas que tenía.

    ¿Cuál era la importancia de este grupo?

    Que ese grupo desaparezca va en contra de la realidad del desplazamiento y del impacto que ha tenido sobre las mujeres. Es restarles reconocimiento a los derechos de las mujeres y a lo que implica la transversalización de esta mirada en la política pública.

    ¿Por qué es importante incluir un análisis de las condiciones que necesitan las mujeres que fueron obligadas a desplazarse?

    Porque, por ejemplo, según cifras suministradas por la misma Unidad de Víctimas, las mujeres son jefas de hogar en la mayoría de los hogares de población desplazada que han sido atendidos en procesos de retorno (53 %), de reubicación (55 %) o de reintegración local (57 %). Sin embargo, quienes han regresado no han encontrado las condiciones de vida adecuadas para mantenerse en su deseo de retorno. También están quienes tienen la intención de volver pero que la dinámica de la política pública se convierte en una barrera para su progreso.

    Eso quiere decir que pese a todo las mujeres retornan...

    Irina Cuesta: Sí, con política o sin política, con acompañamiento institucional o no, las mujeres desplazadas vuelven a sus territorios, porque tienen unos sentidos territoriales y de pertenencia que las hacen regresar. Son ellas las que mayoritariamente intentan reconstruir el tejido social, sus casas, sus lazos familiares rotos por la guerra.

    Lea también: Salaminita, el pueblo que renace a paso lento​

    ¿Por qué una mujer retorna?

    I.C.: En las entrevistas y testimonios que hicimos encontramos que ellas no retornan si el Estado les ayuda con el mercado, o si les da pintura para pintar la casa porque se ve muy fea. Ellas retornan por el sentido del territorio que tienen. Fue el caso de las mujeres de El Tigre, en Putumayo, que volvieron pese al desplazamiento, porque su barrio lo habían construido de manera colectiva a finales de los noventa. Ellas insisten en que entre todas pueden crear las condiciones dignas para conservar su permanencia allí.

    Pero se requieren condiciones de seguridad y dignidad mínimas, como ustedes mencionan en el informe...

    G.M.: Claro. Por eso, cuando les ofrecieron pintura para tapar los grafitis que los paramilitares pintaron en sus casas, algunas se negaron. No están buscando un concepto de bienestar estético, sino de dignidad, porque no solo se trata de regresar, sino de una intención de permanecer y quedarse allí. Los principios internacionales dan tres condiciones para que se dé el retorno: una es seguridad, la otra voluntariedad y la tercera es dignidad. Hasta hace unos meses, en la Unidad de Víctimas utilizaban un concepto que abarcaba esto y era el de reparación transformadora, que tiene en cuenta otros elementos en el caso de las mujeres.

    ¿Cómo cuáles?

  • La educación con enfoque de género como herramienta de paz

    El proceso de DDR (Desmovilización, Desarme y Reintegración) de las Farc está acompañado de distintos escenarios de acción que buscan llevar cabo este proceso de una manera exitosa para las y los guerrilleros que hoy están a la espera de varios elementos y derechos adquiridos en el acuerdo de paz. La educación es una de las principales.

    La Resolución 1325 del consejo de seguridad de Naciones Unidas, que recomienda a los Estados garantizar la participación de las mujeres, en condiciones de igualdad, en la prevención y solución de los conflictos y en la consolidación y el mantenimiento de la paz, hace explicita referencia a la importancia de la educación especificamente con enfoque de género para una reincorporación exitosa, sobretodo de las mujeres quienes han estado históricamente sometidas a un modelo patriarcal que las subvalora y las oprime.

    Es desde este escenario donde se puede materializar el empoderamiento de las mujeres que por más de una década pertenecieron en la guerrilla, permitir que se hagan efectivas todas las medidas de género que trae consigo el Acuerdo Final y garantizar en el proceso de pos acuerdo una mirada transversal de las mujeres desde los escenarios públicos y privados.

    En doce Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR) se está llevando a cabo un Diplomado en Formador de formadores/as y promotores/as de prevención de violencias basadas en género con el fin de brindar herramientas conceptuales y prácticas a mujeres y hombres ex combatientes acerca de los derechos y las rutas existentes para erradicar estas violencias haciendo énfasis en generar réplicas y estrategias diseñadas por y para ellas y ellos en los escenarios donde viven e interactuan. Este diplomado cuenta con el apoyo de la Embajada de Suecia, la OIM (Organización Internacional para las Migraciones), la CSIVI, y la Universidad Nacional de Colombia.

    Este escenario de acción ha representado un espacio de aprendizaje y motivación para las mujeres. Heidy, integrante del ETCR Mariana Paéz, Mesetas, siente que estas oportunidades les dan herramientas para su vida cotidiana y política en medio de los múltiples incumplimientos que han tenido por parte del gobierno en estos temas quien prioriza cursos de peluqueria o cocina antes que formación en derechos para las mujeres.

    La validación de la primaria y el bachillerato, este diplomado y otros cursos que se estan dictando en distintas zonas permiten que las mujeres en la realidad puedan ser sujetas de derechos y ser promotoras en la defensa de otros derechos vulnerados a toda la población en el país.

  • La fuerza de las mujeres y la fuerza del feminismo

    Miles personas abarrotan Washington historica EDIIMA20170121 0285 20Más de medio millón de mujeres se manifestaron en Washington contra la misoginia, el racismo y la intolerancia que exhibe Donald Trump, el nuevo presidente de Estados Unidos, como elemento central de su programa ideológico. No se recuerda otra manifestación de tal magnitud como la celebrada en la capital de Estados Unidos. Sin embargo, para comprender el significado político de esta movilización es preciso contextualizarla históricamente, mirando al pasado, pero también con la vista puesta en el futuro.

    La Marcha de las Mujeres de Washington –replicada en otras ciudades con el resultado de un millón y medio de mujeres en las calles de muchos lugares del mundo- tiene precedentes y referentes ideológicos que no conviene olvidar. Se inscribe en la larga lucha de las mujeres por la conquista de la igualdad. Es un eslabón más en la genealogía de las luchas feministas por alcanzar derechos civiles y políticos vinculados a la libertad y a la igualdad.

    En 1915 más de 20.000 mujeres desfilaron en Nueva York reclamando el derecho al sufragio; en los años setenta del siglo XX se celebraron decenas de manifestaciones en distintas ciudades del mundo reclamando derechos civiles y políticos; en 1997, en Filadelfia, miles y miles de mujeres afroamericanas se manifestaron exigiendo el fin de la discriminación racial; el 7 de noviembre de 2015 cientos de miles de mujeres reclamaron el fin de la violencia machista en las calles de Madrid. Y estos son solo ejemplos de un movimiento mucho más amplio. La lucha por el sufragio convirtió por primera vez al feminismo a comienzos del siglo XX en un movimiento de masas. En los años setenta, con el feminismo radical, por segunda vez en la historia, el feminismo vuelve a convertirse en un movimiento de masas. Y en el siglo XXI, el feminismo no solo se ha globalizado y extendido por todo el planeta sino que de nuevo ha reaparecido como un movimiento de masas. La Marcha de las Mujeres de Washington no ha surgido de la nada, tiene raíces que han ido creciendo a lo largo de siglos de lucha política y de muchos más de desigualdad.

    LEER MAS☟

    http://www.eldiario.es/tribunaabierta/fuerza-mujeres-feminismo_6_604799532.html

  • La Gran Guerra Patria y el papel de la mujer en la lucha contra el nazismo

    A setenta años de La Gran Guerra Patria, conmemoramos las gestas heroicas del pueblo soviético que, marcando la historia para siempre, impidieron una victoria decisiva del Eje, que habría tenido implicaciones desastrosas para las venideras generaciones de la post-guerra.

    Se calcula que la pérdida en vidas humanas en este frente oriental, durante la II Guerra Mundial, se elevó a alrededor de 27 millones de soviéticos.

  • La Habana, Cuba, 24 de julio de 2016

    Las delegaciones del Gobierno Nacional y las FARC-EP presentamos hoy el resultado de la inclusión del enfoque de género en los acuerdos alcanzados hasta la fecha por la Mesa de Conversaciones.

  • La labor gris de las mujeres luchadoras

    En América ha habido una enorme participación de las mujeres en las luchas contra la opresión en distintos momentos de la historia; las luchas anticolonial, antiesclavista, anti racial, emancipadora, antiimperialista, en contra de la violencia, defensoras de derechos humanos, ambientalistas, luchadoras populares, y muchas otras expresiones. Pocos rastros quedan de estas mujeres cuyo punto en común ha sido el desconocimiento de su aporte e invisibilidad de su labor; la mayoría de sus historias no han sido escritas ni publicitadas.

  • La nueva ola

    Dentro del contexto  latinoamericano se registra de diferentes maneras, el resurgir de los movimientos feministas y de organizaciones de mujeres. Hay una diferencia en el origen, en la orientación política y en sus estrategias. Sus demandas históricamente han sido diversas, pero ahora se encaminan con mayor fuerza  hacia la transformación y construcción de mejores sociedades.

    En este resurgir o despertar participan de diversas maneras: amas de casa,

  • La respuesta machista de un candidato estadounidense, que generó repudio

    Un candidato republicano al Senado de Estados Unidos causó hoy polémica tras hacerse públicas unas declaraciones en las que, al ser preguntado por los derechos de la mujer, explicó que lo que él quiere es que, cuando llegue a casa, la cena esté lista.

    “Quiero llegar a una casa en la que haya una cena casera a las seis cada noche”, dijo el conservador Courtland Sykes, que buscará ser senador republicano por Misuri, en una entrevista que publicó en su página de Facebook.

    Sykes, de 37 años, había sido preguntado sobre si estaba a favor de los derechos de las mujeres, a lo que respondió que su prometida le había dado “órdenes” para ser “favorable” a estos, pero que su “obediencia” conllevaba un “pequeño precio”: que cuando él arribe a casa, el plato esté sobre la mesa.

    El republicano también incidió en que espera que “algún día” sus hijas se conviertan en “amas de casa y mujeres de familia tradicionales”

    “No compro las definiciones locas del feminismo radical sobre ser mujer moderna y nunca lo hice”, continuó el que aspira a hacerse con un asiento en la Cámara Alta este año.

    Asimismo, el candidato conservador señaló que las feministas “se inventaron” el concepto “para adaptarlo a sus mentes asquerosas y llenas de serpientes”.

    Sykes expresó que no acepta la “feminización sin tregua de la campaña contra los hombres”, y argumentó que hombres y mujeres son diferentes, algo que no van a cambiar “un nido de mentecatos académicos de una tienda de fármacos, salvo en la vida de fantasía de aquellas personas confusas en el país de las maravillas”.

    ver mas -- http://www.elcolombiano.com/internacional/eeuu/polemica-por-declaracion-machista-de-candidato-al-senado-de-estados-unidos-courtland-sykes-NH8081708

  • La revista Time nombra 'Persona del año' a las mujeres que han ayudado a visibilizar el acoso sexual

    Pero todo eso está cambiando gracias a mujeres valientes que, en 2017, decidieron hablar y pedir a todas las que hubieran vivido un episodio así que también alzaran la voz. Todas ellas han sido nombradas ‘Persona del año’ por la prestigiosa revista Time, una elección que ha colocado en su portada a seis de las primeras mujeres que abrieron esa puerta que llevaba tantos años cerrada a cal y canto.

    La actriz Ashley Judd, una de las primeras en denunciar los abusos del poderoso productor de Hollywood Harvey Weinstein, la cantante Tylor Swift, que denunció verbal y legalmente al locutor de radio David Mueller por manosearla en una entrevista en 2013. También la ingeniera y ex empleada de Uber, Susan Fowler, que puso sobre la mesa las insinuaciones sexuales del director de la compañía a ella y a otras tantas compañeras, la lobista Adama Iwu, representante de 147 mujeres que trabajan en política en California y que contaron que todas habían sufrido acoso sexual por parte de jefes y compañeros durante años.  http://www.codigonuevo.com/la-revista-time-nombra-persona-del-ano-a-todas-las-mujeres-que-han-ayudado-a-visibilizar-el-acoso-sexual/

  • La tierra: madre, mujer

    Históricamente el conflicto por la tierra ha estado en el centro de las dinámicas de poder y disputa de las clases sociales por el mismo. En Colombia, la ultra atrasada concepción de quienes han ostentado dicho poder, ha impedido el más mínimo avance en las condiciones productivas y de desarrollo del campo, permaneciendo intactas las reivindicaciones y batallas del campesinado empobrecido y excluido.
  • Las Manuelas y Polas

    Las guerrilleras de las FARC-EP somos revolucionarias y nos sentimos orgullosas de pertenecer al glorioso ejército de Manuel Marulanda Vélez, nos inspiramos en la epopeya de grandes mujeres, de figuras de la historia como Policarpa Salavarrieta, Manuelita Sáenz, María Cano, la Cacica Gaitana, entre otras gigantes que con dignidad lucharon en defensa de su pueblo.

    Mucho nos vituperan, obviamente quienes construyen información falsa;

  • Las mujeres del 57

     

    https://youtu.be/7sOf1LyPH1k

  • Las mujeres del oriente colombiano firmes en nuestro compromiso de Paz

    Hoy estamos presentes mujeres que venimos de las indomables sabanas del Yarí, de las mágicas tierras del Casanare, del embrujo verde del Meta, de los imponentes ríos del Guaviare, del histórico Sumapaz y las profundas selvas del Vichada, Vaupés y Guainía, venimos con la fuerza de Arauca, el impulso heroico de Boyacá, venimos de la diversa capital, Bogotá. Somos la Coordinadora Regional de Mujeres de la Orinoquia y Centro de Colombia y saludamos este importante espacio que da a conocer el trabajo que la Subcomisión de Género de la Mesa de Diálogos ha venido realizando, dando a los acuerdos adelantados una perspectiva que promueva la inclusión de las mujeres y su visión sobre la realidad en la construcción de un país en paz, propósito que ha atravesado la vida de miles de mujeres luchadoras en Colombia.