Vivencias

  • Nueva York se paralizó por modelos de tallas grandes que desfilaron contra los estereotipos

    Un grupo de más de 20 mujeres, liderado por Khrystiana, activista y modelo, cansadas de los estándares de belleza estipulados por la sociedad, salieron a desfilar para expresar su desacuerdo con los prototipos de belleza "perfecta".

    Captura de pantalla del Instagram de Khrystyana

    Un grupo de más de 20 mujeres, liderado por Khrystiana, activista y modelo de tallas grandes, cansadas de los estándares de belleza estipulados por una sociedad consumista, salieron a desfilar por el Times Square, en Nueva York, para expresar su desacuerdo con esos estereotipos.

    Aunque el frío que estaba haciendo en Manhattan era impresionante, pero las mujeres de distintas tallas, culturas y nacionalidades, resistieron y desfilaron en lencería, en lo que ellas llamaron #TheRealCatwak (en español, una pasarela real).

    “¡Quiero expresar mi gratitud a todas las mujeres que caminaron por todas las mujeres! Sí, hacía frío, sí, era aterrador, pero nuestra cálida energía nos hizo avanzar y presentamos un escaparate inolvidable. ¡Queremos que todas las mujeres se sientan fortalecidas, fuertes, hermosas!”, expresó Khrystiana en su cuenta de Instagram, en la que tiene más de 80 mil seguidores y en la que aprovecha para mostrar la belleza natural. En esa red social, la activista compartió varias imágenes del evento acompañadas del hashtag con el que muchas mujeres participaron publicando fotografías.  https://www.elespectador.com/noticias/actualidad/nueva-york-se-paralizo-por-modelos-de-tallas-grandes-que-desfilaron-contra-los-estereotipos-articulo-727140

  • Ocho científicas asombrosas cuyo mérito se llevaron los hombres

    Estas mujeres hicieron grandiosos descubrimientos, pero quedaron en la sombra, sus logros fueron atribuidos a sus colegas masculinos o se les negó el Nobel. Es lo que se llama el «efecto Matilda»Aparte de Marie Curie o Hipatia de Alejandría no son muchas las mujeres populares en la historia de la Ciencia. Sin embargo, sí abundan los casos de las que han sido flagrantemente ninguneadas, han tenido que luchar contra el sexismo o trabajar en condiciones miserables para que al final, después de tanto esfuerzo, sus descubrimientos fueran atribuidos a sus colegas masculinos ¡e incluso a sus maridos!

    El número de investigadoras premiadas con un Nobel desde que los galardones comenzaran a entregarse en 1901 no llega a la veintena y la razón no solo se encuentra en que menos féminas accedan a carreras científicas, sino también a los criterios muy discutibles de la Academia Sueca a lo largo de los años.

    El prejuicio tiene un nombre, «efecto Matilda», la tendencia a menospreciar los logros científicos si han sido llevados a cabo por mujeres. Nettie Stevens, descubridora de los cromosomas que determinan el sexo; Rosalind Franklin, cuyas aportaciones fueron imprescindibles para el hallazgo de la estructura del ADN, o Lise Meitner, «madre» de la fisión nuclear, son algunas de esas «Matildas» a las que todavía hay que hacer justicia. Aquí recordamos algunas de ellas, aunque hay más, con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, que se celebra este domingo (11 de febrero). Por fortuna, los tiempos han cambiado (o están en ello), pero puede que la lista negra se alargue. En la última edición de los Nobel, una vez más, ningún nombre femenino sonó en los anuncios del fallo del jurado... y nadie puede aducir que sea por falta de candidatas. Malo es el olvido.

    VIDEO COMPLETO DE LAS OCHO MUJERES ASOMBROSAS CUYO MERITO SE LO LLEVARON LOS HOMBRES

    LEER MAS--- http://www.abc.es/ciencia/abci-mujer-y-nina-ciencia-ocho-cientificas-asombrosas-cuyo-merito-llevaron-hombres-201802091740_noticia.html#ns_campaign=rot-cl&ns_mchannel=visto-oido-encope&ns_source=noticia-ciencia&ns_linkname=3-diez-productos-de-belleza-retirados-del-mercado&ns_fee=16

  • Otro año terminó

    Terminó otro año pero este es particular para el pueblo colombiano, lo finalizamos con la gran esperanza que sea un año completamente diferente en lo que a paz se refiere.

    El anhelo de cada colombiano que ha padecido la guerra desde 1948, por no ir más atrás, es la inspiración que nos motiva a guerrilleras y guerrilleros de las FARC-EP a mantener las banderas en alto, siendo también víctimas de las más violentas arremetidas militarista que se haya

  • Palabras para el Primer Encuentro Nacional de Mujeres de FARC-EP Departamento de Mujer y Género


    Camaradas, reciban un amoroso saludo!

    Antes de empezar, quisiera agradecerles todos los esfuerzos realizados para llegar hasta esta fría y hermosa ciudad (Bogotá). Sabemos que son largos los recorridos que han hecho por la extensa Colombia, travesías que demuestran el gran compromiso que como organización tenemos desde que iniciamos nuestro alzamiento en armas hace 53 años por una Nueva Colombia y que lo ratificamos en este empeño por alcanzar una paz con justicia social, estable y duradera. El que estemos aquí hoy, demuestra además la estatura de nuestra organización y el compromiso que cada uno y una de nosotras tiene con la implementación del Acuerdo de Paz, pero además, del gran paso que estamos dando hacia la conformación de nuestro partido político con el cual haremos política democrática, bolivariana, fariana y feminista de cara a las transformaciones que el país requiere.

  • Paramilitarismo en el Valle del Cauca, 16 años después…

    Era un sábado, el 31 de junio de 1999. En su recorrido hacia el corregimiento de La Moralia, municipio de Tuluá, los paramilitares capturaron a 'El Flaco’, quien se convirtió en su informante y quien les señaló a sus primeras víctimas: Orlando Urrea y su hija Sandra Patricia. En Monteloro fueron asesinados los líderes comunales Jorge Iván Palacios, Rodrigo Arcos Ceylán, Noralba Gaviria Piedrahíta, Gustavo Mejía Gallego y Jesús Antonio Acosta Oyola. 16 años después, continúa en la más absoluta impunidad la masacre paramilitar, en el centro del...

  • PENSAMIENTO DE AYER Y DE HOY..


    Durante años en mi mente existió la idea de portar un fusil hasta la muerte, me negué a la maternidad, desarrollé muchas tareas sin hacerle caso a los cambios hormonales con los que lidia toda mujer mensualmente, además, no me importaba si mi vida terminaba en cualquier momento a causa de un disparo o bomba; tampoco tener que salir de las cobijas calientes para meterme en una muda de ropa mojada, alistar un arroz echo el día anterior y caminar 7, 10 o 15 kilómetros para llegar a un nuevo sitio de campamento o ir por la remesa que luego consumiríamos.

  • Persépolis

    Durante la década de los 70 el medio oriente fue sede de varias revoluciones que lo llevaron a ser lo que es hoy: una región dominada por el islamismo. Ante este cambio social y cultural que ocurrió en la ciudad de Terán, en Irán, Marjane Satrapi relata una historia de transición, en donde la protagonista y el cambio socio-cultural ocurren a la par, lo cual deja marcada a la protagonista por el resto de su vida.

     

  • Poemas II

    Soy Lilith

    La que no es costilla de nadie

    A la que no le interesa la promesa del paraíso eterno y construye su propio cielo.

    Soy Innana La Diosa semilla Vencedora en el inflamando La justa y la vengativa El amor y la lucha.

  • Poemas III

    Tuya

    Quiero ver que te quieres, que te miras al espejo y sonríes, que eres más tuya que de nadie.

    Te quiero así, porque sólo así haces feliz a quien te rodea.

    (Anónimo)

  • Poemas V

    Soy la sangre silenciada
    Soy la voz de mis ancestras,

    soy la vida que fluye de regreso hacia la Tierra.

    Soy mi madre,

    mis abuelas,

    las madres de mis abuelas;

    soy un mandala infinito de mujeres,

    viviendo a través de mí y sanando junto a mí.

    Soy la Sangre silenciada re-naciendo, re-viviendo,

    re-surgiendo.

    Soy el útero de cada una de las mujeres de mi linaje,

    soy la sangre de cada una de ellas honrada, bendecida, celebrada.

    Soy su canto, su rezo, su emoción

    y estoy aquí para sembrar semillas en su nombre.

    Gabriela Angueira (Argentina)

    La energía de todas las mujeres del mundo
    Estás equivocado, me dijo.

    La luna no hace que a las mujeres les baje la regla.

    Es la energía de todas las mujeres del mundo la que hace a la luna

    menguar y crecer hasta luna llena.

    Me he acostumbrado
    Me he acostumbrado,

    (así, como quien no quiere la cosa)

    a los domingos sin resaca,

    al amor sin golpes

    y a la gente sin doblez.

    No es que mi vida sea menos emocionante:

    es que las emociones son reales, son sencillas.

    Y por tanto,

    hacen bien.

    Ana Elena Pena (España)

    Por eso sangramos.

    Porque cuesta hacer girar un universo.

    (Anónimo)
     
    Soy

    Me despojo

    me libero de las ataduras,

    de las voces que llenan mi pensamiento

    de inseguridad, de miedo, de oscuridad.

    Me construyo

    más humana, más natural, más libre

    menos sumisa, menos incapacitada y menos temerosa

    y voy a entregarme a la felicidad,

    la cual yo me construiré,

    la cual yo forjaré,

    la cual yo cuidaré.

    Franciny Molina (Costa Rica)

    Si me quieres, quiéreme entera
    Si me quieres, quiéreme entera,

    no por zonas de luz o sombra...

    Si me quieres, quiéreme negra

    y blanca. Y gris, y verde, y rubia,

    y morena...

    Quiéreme día,

    quiéreme noche...

    ¡y madrugada en la ventana abierta!

    Si me quieres, no me recortes:

    ¡quiéreme toda... o no me quieras!

    Dulce María Loynaz (Cuba)

    Carne humana

    Soy dulce por fuera,

    un cordero

    que todos quieren acariciar.

    Pero por dentro tengo garras

    y enormes dientes

    y ganas de devorar

    carne humana.

    Por dentro tengo tanta hambre

    que me devoro a mí misma

    y no me sacio nunca.

    Marilyn Monroe (Estados Unidos)

  • Poemas VI

    Para un mejor amor

    Nadie discute que el sexo

    es una categoría en el mundo de la pareja:

    de ahí la ternura y sus ramas salvajes.

    Nadie discute que el sexo

    es una categoría familiar:

    de ahí los hijos,

    las noches en común

    y los días divididos

    (él, buscando el pan en la calle,

    en las oficinas o en las fábricas;

    ella, en la retaguardia de los oficios domésticos,

    en la estrategia y la táctica de la cocina

    que permitan sobrevivir en la batalla común

    siquiera hasta el final del mes).

    Nadie discute que el sexo

    es una categoría económica:

    basta mencionar la prostitución,

    las modas,

    las secciones de los diarios que sólo son para ella

    o sólo son para él.

    Donde empiezan los líos

    es a partir de que una mujer dice

    que el sexo es una categoría política.

    Porque cuando una mujer dice

    que el sexo es una categoría política

    puede comenzar a dejar de ser mujer en sí

    para convertirse en mujer para sí,

    constituir a la mujer en mujer

    a partir de su humanidad

    y no del sexo,

    saber que el desodorante mágico con sabor a limón

    y jabón que acaricia voluptuosamente su piel

    son fabricados por la misma empresa que fabrica el napalm,

    saber que las labores propias del hogar

    son las labores propias de la clase social a que pertenece ese hogar,

    que la diferencia de sexos

    brilla mucho mejor en la profunda noche amorosa

    cuando se conocen todos esos secretos

    que nos mantenían enmascarados y ajenos.

  • POR QUÉ NO SOY FEMINISTA

    l papel de los hombres en la lucha de las mujeres por derechos civiles, reproductivos, laborales, etc., siempre me ha parecido sumamente sospechoso; es como si el jefe de la fábrica se involucrara en la huelga de los trabajadores por mejores prestaciones laborales: éticamente es su deber, pero puede existir un claro conflicto de intereses.

    En el entorno sociopolítico en el que vivimos actualmente, ese conflicto de intereses se llama pacto patriarcal. Este pacto no es otra cosa que la espontánea identificación de los hombres con otros hombres; un ejemplo sencillo es que, cuando una mujer denuncia que sufrió acoso o violencia por parte de un hombre, otros hombres inmediatamente se sienten con el derecho a cuestionar las motivaciones de la mujer para realizar esa denuncia; se sienten directamente implicados en ella, como si el “honor” del hombre denunciado pusiera en entredicho el honor de todos los demás hombres.

    En el contexto de Tuiter, ese conflicto de intereses se ha cobijado bajo el pseudo-argumento paraguas #NotAllMen (no todos los hombres): no todos los hombres son violadores, no todos son acosadores sexuales, no todos fiscalizan el cuerpo de su pareja ni su decisión de tener más de una pareja sexual, no todos revisan sus dispositivos electrónicos y no todos le impiden ver a sus hijos — pero existen muchos hombres que lo hacen.

    Cada vez que aparece un hashtag o una iniciativa para visibilizar alguno de los muchos tipos de violencia contra las mujeres (como #MiPrimerAcoso, #MeToo, o el reciente #YoNoDenuncioPorque), veo entre mis amigas y conocidas una enorme cantidad de comentarios no solicitados, muchas veces de hombres, donde más que producir empatía o hacerlas sentir escuchadas, se les revictimiza, se les hace objeto de burlas o escarnio, o con la mayor desfachatez, se les mansplica por qué la violencia que dicen sufrir no es tal.

    ¿Por qué a los hombres nos molesta que una mujer denuncie a uno de nosotros, por qué nos lo tomamos tan personal? ¿Por qué la empatía de los hombres de inmediato se coloca del lado del opresor en lugar del de la denunciante?

    Porque históricamente, los hombres hemos sido educados para comportarnos como una masa homogénea, con objetivos bien claros, que no son otros que la hegemonía en todos los órdenes de la sociedad.

    2. En la cultura griega clásica, el fin de la enseñanza masculina (paideia) era la producción de areté [excelencia], un término difícil de traducir, pero que implica lo que hoy entendemos como virtudes masculinas tradicionales: la valentía en combate, el ingenio, la inteligencia al servicio de una causa común, y que deriva en el honor público (que va de la mano con el derecho a ejercer la palabra en público, es decir, a hacer política), el cual se consigue solamente mediante el reconocimiento de los pares. Así, en Ilíada, Aquiles no enfurece solamente porque Agamenón le confisque a Briseida (objetificada como parte de su legítimo botín de guerra), sino porque le niega la areté, lo cual, según la visión del mundo de la época homérica, es peor que la muerte. Cabe mencionar que la areté es una virtud exclusivamente masculina, pues las mujeres ni siquiera tenían acceso a la educación (paideia) en los mismos términos que los hombres.

    Por brevedad, voy a hacer una elipsis de las virtudes caballerescas de la Edad Media, pero señalaré solamente que la idea del “caballero” (derivado de una visión de mundo militarista y feudal) sigue muy viva en el imaginario masculino. Tampoco es posible extenderse sobre cómo la Ilustración — tratando de desentenderse de la moral cristiana — identificó el uso de la razón con el ejercicio público de la palabra (masculina), y relegó las emociones al campo de lo femenino. Así, ellos fueron desde entonces los razonables, los fuertes y valientes, y ellas las histéricas, las incontrolables, las que deben permanecer siempre al cuidado de un hombre (el padre primero, después el esposo), y que por descontado carecían de las virtudes (vir, hombre) necesarias para ejercer la palabra en público, para hacer política, mucho menos para ser sujeto de derechos, como el de propiedad.

    Y el asunto de la propiedad es importante para entender cómo opera el pacto patriarcal. He visto a muchos amigos y colegas hombres, a quienes admiraba hasta hace poco, mostrarse hartos de que esas malditas feminazis quisieran meter el patriarcado y el heteropatriarcado hasta en la sopa. ¿Pero dónde está ese “patriarcado”, dicen? ¿Por qué lo culpan de todo? ¿Por qué no se hacen responsables? Bueno, porque como nos recuerda Engels, no es gratuito que la propiedad privada, la monogamia y la esclavitud hayan surgido en las mismas condiciones históricas: el matrimonio sindiásmico (un marido, muchas esposas) tuvo que dar paso a la familia monogámica para dar certeza de la paternidad de los hijos, de los cuales, solamente los varones podían heredar la propiedad familiar. El patriarcado no es sino el sistema en que se basan todas las civilizaciones después de la “barbarie” de la Edad de Piedra: un sistema (es decir, una serie de dispositivos de poder y sistematización) destinado a asegurar esa certeza de la paternidad a los hombres.

    ver mas>>>>>https://lalineadefuego.info/2018/03/06/por-que-no-soy-feminista-por-javier-raya/

  • Qué cosa con los profes

    Si usted tiene la posibilidad de caminar en su memoria y hace el ejercicio de recordar los “mejores años de su vida” sin duda llegará al recreo, se acordará de la copia, pensará en el profe o la profe que lo rajaba o que se la montaba o quizá le brincará algo en el estómago pensando en el beso que le dio o le dieron en un pasillo, debajo de unas escaleras o en un salón. Si se esfuerza un poco más por transitar en su baúl de anécdotas, llegará a la previa, a la cucha de química o al man de sociales, pensará en la profe buena o en el cucho que aguantaba, se llenará de orgullo porque logró graduarse o porque casi se tira el año pero lo salvó en recuperaciones.

    VER DOCUMENTO COMPLETO EN PDF AQUI

  • Rebeca Bitrus (Dogon Chuku, Nigeria, 1998 — )

    “Cuando ponía mi cabeza en el suelo para rezar decía: ‘Jesús creo en ti, me tienes que liberar’” "No tengo otro remedio que perdonar"

    Rebeca Bitrus es una agricultora nigeriana católica y madre que estuvo secuestrada por milicias del grupo extremista islámico Boko Haram. Logró escapar de sus garras después de sufrir más de dos años de cautiverio.

    El 21 de agosto de 2014 un grupo de milicianos de Boko Haram —nombre de difícil traducción y que se ha denominado incorrectamente como “La educación occidental es pecado”— asaltaron la ciudad de Baga, ubicada al extremo norte de Nigeria. Ese día, Rebeca, su esposo Bitrus Zachariah y sus dos hijos (Zacarías, de 3 años, y Jonatán, de uno), quienes vivían en un pueblo cercano a Baga llamado Dogon Chuku, abandonaron su casa intentando huir de la incursión terrorista. En medio de la persecución, Rebeca le pidió a su esposo (quien era el objetivo principal) que dejara al hijo menor y huyera, ya que, al llevarlo en brazos, no lo dejaba correr bien. Él logró esconderse en unos matorrales mientras las balas le pasaban muy cerca. Luego de un tiempo, se desplazó a Mongonou y esperó allí durante 15 días a su familia; sin embargo, ellos nunca llegaron. El remordimiento de haberlos dejado y pensar en lo que les leer mas------https://www.revistavirtualpro.com/revista/indicadores-aplicados-a-procesos-industriales/26

  • Reflexiones desde el taller de género

    nasEn el marco del primer taller de género de las FARC EP hicimos un ejercicio en el que imaginamos que momentos de la historia pudieron haberse contado distinto para cambiar la relación entre hombres y mujeres y hacerla más equitativa, aqui dos ejemplos:
  • Respuestas desde el exilio...

    Desde una esquina del mundo

    Nos tocó muy duro, salir del país en medio de la muerte de mi marido, de tanta matazón, fue duro. Yo solo tenía un hijo y con la ropita alcancé a llegar a la embajada, fue en lo que me insistió mi familia, después de durar 3 meses escondida. Desde hace más de 20 años vivo fuera del país. ¿Una opción? quizás, pero no es fácil. Nadie entiende que aprender un idioma, acostumbrarse a la comida, al frío, a la cultura, a los gestos, a la exclusión y también la inclusión no es sencillo.

    read in english

  • Retratos del cine: los retos de ser mujer en culturas radicales

    Violaciones sexuales y de derechos, matrimonios forzados, ataques físicos y mentales y la anulación de sus opiniones, son tan solo algunos de los testimonios que el mundo ha podido ver y que han sido contados a través de las voces de algunas mujeres que aún siguen siendo subyugadas por temas religiosos o legales en sociedades patriarcales y fundamentalistas.

    Hay datos reveladores que han llevado al mundo a girar la cabeza a ese mundo desconocido para muchos, por ejemplo, en la Primavera Árabe en el año 2010 en occidente se registró un fenómeno que las mujeres egipcias habían sufrido en silencio, según una ONG vinculada a la ONU, más del 80% de ellas habían padecido en su vida algún tipo de acoso sexual. Así lo informó un sólido artículo del diario El País. Para ver más haz clic aquí.

  • Revolución en punto cero: Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas

    En la biblioteca feminista de Mujer Fariana compartimos hace algún tiempo el libro “Caliban y la bruja” de la italiana Silvia Federici. Ahora continuamos nutriendo nuestro rincón teórico con “Revolución en punto cero: Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas”, publicado por la Casa Editorial Traficantes de Sueños, de España.

  • Saber y poder: Vivencias de mujeres académicas

    Para conocer las experiencias de mujeres en espacios de poder dentro del mundo académico, en este trabajo se propusieron a analizar la vida de seis mujeres en la Universidad Autónoma de México y seis en la Universidad de La Habana

  • Semblanzas: Farianas y Paz

    Conocer tantas mujeres valientes y aguerridas, deja una enseñanza de paz enorme, dejar un arma para optar por construir la paz y garantizar la no repetición, es no solo un acto de valentía si no la más inmensa solidaridad.