Cultura

  • Patricia Ariza recibe el Premio Internacional del Teatro de la Mujer

    La poeta, directora y dramaturga colombiana Patricia Ariza ha recibido el Premio Internacional del Teatro de la Mujer, único reconocimiento de teatro internacional otorgado por una organización estadounidense para celebrar la obra de una artista del teatro no estadounidense.

  • PENSAMIENTO DE AYER Y DE HOY..


    Durante años en mi mente existió la idea de portar un fusil hasta la muerte, me negué a la maternidad, desarrollé muchas tareas sin hacerle caso a los cambios hormonales con los que lidia toda mujer mensualmente, además, no me importaba si mi vida terminaba en cualquier momento a causa de un disparo o bomba; tampoco tener que salir de las cobijas calientes para meterme en una muda de ropa mojada, alistar un arroz echo el día anterior y caminar 7, 10 o 15 kilómetros para llegar a un nuevo sitio de campamento o ir por la remesa que luego consumiríamos.

  • Placer sagrado I: Sexo, mitos y la política del cuerpo

     

    Riane Eisler es una antropóloga austriaca de gran prestigio. Es además una importante activista social que lucha por los derechos de las mujeres y de la infancia.

  • Placer sagrado II: Nuevos caminos hacia el poder personal y el amor

    Si bien la primera parte de este libro (Placer sagrado I: Sexo, mitos y política del cuerpo) abordaba la manera en la que se ha estructurado la sexualidad y su relación con la espiritualidad y lo sagrado en las distintas culturas, esta segunda parte expone las experiencias de grupos, movimientos que buscan la transformación de los paradigmas de sexualidad establecidos por siglos de dominación.

  • Poemas I

    Rotundamente negra

    Me niego rotundamente a negar mi voz, mi sangre y mi piel.

  • Poemas II

    Soy Lilith

    La que no es costilla de nadie

    A la que no le interesa la promesa del paraíso eterno y construye su propio cielo.

    Soy Innana La Diosa semilla Vencedora en el inflamando La justa y la vengativa El amor y la lucha.

  • Poemas III

    Tuya

    Quiero ver que te quieres, que te miras al espejo y sonríes, que eres más tuya que de nadie.

    Te quiero así, porque sólo así haces feliz a quien te rodea.

    (Anónimo)

  • Poemas IV

    Mujer, no caminas sola

    No hay camino que no haya sido ya andado

    por las mujeres que vivieron antes.

    No caminas sola.

    Demeter, Perséfone, Artemisa, Diana...

    Todas ellas han estado aquí antes que tú.

    No caminas sola.

    Sus viajes, sus vidas, sus historias

    permanecen para guiar tu camino.

    Escucha a las mujeres que

    han caminado antes que tú.

    No te perderás.

    Cuando busques el camino,

    mira a la Madre Naturaleza:

    los ríos fluyen al mar,

    los árboles cambian con las estaciones,

    la Tierra produce alimento,

    el cactus florece en el desierto.

    La mujer sabia se aferra instintivamente

    a sus raíces.

    Seguir a la Madre Naturaleza

    es el camino de las mujeres.

    Su comprensión radica en ver cómo son las cosas.

    Guadalupe Cuevas (Argentina)

    Sostenía mi profesor de medicina forense

    (textual)

    "En verdad, el hombre merece más ser clasificado como homo

    masturbatorix que como homo sapiens. No tanto porque

    los sabios desgraciadamente no abundan, sino porque todo ser

    humano se masturba por lo menos una vez en su vida. Entre

    los varones, del cien por ciento que se masturba, un amplio

    98 por ciento lo acepta paladinamente o con alguna dificultad

    y un moralmente culcumeca 2 por ciento lo niega, mintiendo

    miserablemente y haciendo caso omiso de las necesidades

    estadísticas. Entre las mujeres, el 98 por ciento lo niega

    y solamente un valiente liberado 2 por ciento lo acepta, aunque

    no sin sonrisillas peticionarias de piedad, de las conocidas entre nosotros como "risitas de conejo" Lo importante es que mentirosos o veraces, todos los miembros de la especie se masturban."

    Roque Dalton (El Salvador)

    El cascabel

    ¡Bendita eres mujer!...

    porque estás cambiando de piel...

    déjate ser serpiente, suelta lo viejo,

    entrégate a la crisis,

    atraviesa la encrucijada,

    cruje, quiebra, cree con fe completa,

    deja que el crepúsculo te apague

    para crecer más luminosa al otro día.

    No estás sola en esto,

    somos varias las que morimos,

    nos aniquilamos, nos deshacemos,

    nos opacamos,

    para renacer luego más coloridas, íntegras, auténticas.

    Entrega tu vientre desnudo a la sinuosidad del camino.

    Repta y siente la íntima conexión con el cuerpo de la Madre Tierra...

    cúrate con el polvo que levantas del sendero...

    ¿Sabes? las que alguna vez serpenteamos en la vida,

    nos hemos despertado con el cascabel de nuestra cola...

    Mónica Glusman (Argentina)

  • Poemas V

    Soy la sangre silenciada
    Soy la voz de mis ancestras,

    soy la vida que fluye de regreso hacia la Tierra.

    Soy mi madre,

    mis abuelas,

    las madres de mis abuelas;

    soy un mandala infinito de mujeres,

    viviendo a través de mí y sanando junto a mí.

    Soy la Sangre silenciada re-naciendo, re-viviendo,

    re-surgiendo.

    Soy el útero de cada una de las mujeres de mi linaje,

    soy la sangre de cada una de ellas honrada, bendecida, celebrada.

    Soy su canto, su rezo, su emoción

    y estoy aquí para sembrar semillas en su nombre.

    Gabriela Angueira (Argentina)

    La energía de todas las mujeres del mundo
    Estás equivocado, me dijo.

    La luna no hace que a las mujeres les baje la regla.

    Es la energía de todas las mujeres del mundo la que hace a la luna

    menguar y crecer hasta luna llena.

    Me he acostumbrado
    Me he acostumbrado,

    (así, como quien no quiere la cosa)

    a los domingos sin resaca,

    al amor sin golpes

    y a la gente sin doblez.

    No es que mi vida sea menos emocionante:

    es que las emociones son reales, son sencillas.

    Y por tanto,

    hacen bien.

    Ana Elena Pena (España)

    Por eso sangramos.

    Porque cuesta hacer girar un universo.

    (Anónimo)
     
    Soy

    Me despojo

    me libero de las ataduras,

    de las voces que llenan mi pensamiento

    de inseguridad, de miedo, de oscuridad.

    Me construyo

    más humana, más natural, más libre

    menos sumisa, menos incapacitada y menos temerosa

    y voy a entregarme a la felicidad,

    la cual yo me construiré,

    la cual yo forjaré,

    la cual yo cuidaré.

    Franciny Molina (Costa Rica)

    Si me quieres, quiéreme entera
    Si me quieres, quiéreme entera,

    no por zonas de luz o sombra...

    Si me quieres, quiéreme negra

    y blanca. Y gris, y verde, y rubia,

    y morena...

    Quiéreme día,

    quiéreme noche...

    ¡y madrugada en la ventana abierta!

    Si me quieres, no me recortes:

    ¡quiéreme toda... o no me quieras!

    Dulce María Loynaz (Cuba)

    Carne humana

    Soy dulce por fuera,

    un cordero

    que todos quieren acariciar.

    Pero por dentro tengo garras

    y enormes dientes

    y ganas de devorar

    carne humana.

    Por dentro tengo tanta hambre

    que me devoro a mí misma

    y no me sacio nunca.

    Marilyn Monroe (Estados Unidos)

  • Poemas VI

    Para un mejor amor

    Nadie discute que el sexo

    es una categoría en el mundo de la pareja:

    de ahí la ternura y sus ramas salvajes.

    Nadie discute que el sexo

    es una categoría familiar:

    de ahí los hijos,

    las noches en común

    y los días divididos

    (él, buscando el pan en la calle,

    en las oficinas o en las fábricas;

    ella, en la retaguardia de los oficios domésticos,

    en la estrategia y la táctica de la cocina

    que permitan sobrevivir en la batalla común

    siquiera hasta el final del mes).

    Nadie discute que el sexo

    es una categoría económica:

    basta mencionar la prostitución,

    las modas,

    las secciones de los diarios que sólo son para ella

    o sólo son para él.

    Donde empiezan los líos

    es a partir de que una mujer dice

    que el sexo es una categoría política.

    Porque cuando una mujer dice

    que el sexo es una categoría política

    puede comenzar a dejar de ser mujer en sí

    para convertirse en mujer para sí,

    constituir a la mujer en mujer

    a partir de su humanidad

    y no del sexo,

    saber que el desodorante mágico con sabor a limón

    y jabón que acaricia voluptuosamente su piel

    son fabricados por la misma empresa que fabrica el napalm,

    saber que las labores propias del hogar

    son las labores propias de la clase social a que pertenece ese hogar,

    que la diferencia de sexos

    brilla mucho mejor en la profunda noche amorosa

    cuando se conocen todos esos secretos

    que nos mantenían enmascarados y ajenos.

  • Por qué la banda mexicana Café Tacuba ya no va a tocar su popular canción "La ingrata"

    "La ingrata", de Café Tacvba, fue el mejor video latinoamericano del año 1995 según los premios del canal de música MTV y ha integrado distintos listados de las mejores canciones del rock hispanohablante de la historia.

    Sin embargo, desde esta semana, la influyente banda mexicana no volverá a tocar una de las canciones más populares de sus 28 años de trayectoria o al menos no lo hará con su letra original.

    ¿El motivo? La letra de la canción termina en un femicidio.

    "Hola amigos. Les dejamos la nota completa que nos hicieron en Argentina el año pasado por el periódico La Nación, ahí viene un poco lo que sentimos acerca de la letra de 'Ingrata'", publicaron en su página de Facebook oficial el miércoles, compartiendo una nota de diciembre pasado.

    "Estoy harta, harta, harta, y frustrada": el drama del imparable hostigamiento sexual en México

    "Para nosotros, las mujeres siempre son dignas de mucho respeto, amor y cuidado", agregaron.

    En la citada nota, el cantante de la banda, Rubén Albarrán, afirmó sobre "La ingrata": "Éramos bien jóvenes cuando se compuso y no estábamos sensibilizados con esa problemática como ahora todos sí lo estamos".

    "Creo que es un momento de repensar si la vamos a seguir tocando o si le cambiamos la letra".

    Café Tacvba no respondió a las consulta de BBC Mundo sobre qué decisión en concreto tomó la banda sobre la canción.

    LEER MAS ⇢ http://www.bbc.com/mundo/noticias-39060585

  • POR QUÉ NO SOY FEMINISTA

    l papel de los hombres en la lucha de las mujeres por derechos civiles, reproductivos, laborales, etc., siempre me ha parecido sumamente sospechoso; es como si el jefe de la fábrica se involucrara en la huelga de los trabajadores por mejores prestaciones laborales: éticamente es su deber, pero puede existir un claro conflicto de intereses.

    En el entorno sociopolítico en el que vivimos actualmente, ese conflicto de intereses se llama pacto patriarcal. Este pacto no es otra cosa que la espontánea identificación de los hombres con otros hombres; un ejemplo sencillo es que, cuando una mujer denuncia que sufrió acoso o violencia por parte de un hombre, otros hombres inmediatamente se sienten con el derecho a cuestionar las motivaciones de la mujer para realizar esa denuncia; se sienten directamente implicados en ella, como si el “honor” del hombre denunciado pusiera en entredicho el honor de todos los demás hombres.

    En el contexto de Tuiter, ese conflicto de intereses se ha cobijado bajo el pseudo-argumento paraguas #NotAllMen (no todos los hombres): no todos los hombres son violadores, no todos son acosadores sexuales, no todos fiscalizan el cuerpo de su pareja ni su decisión de tener más de una pareja sexual, no todos revisan sus dispositivos electrónicos y no todos le impiden ver a sus hijos — pero existen muchos hombres que lo hacen.

    Cada vez que aparece un hashtag o una iniciativa para visibilizar alguno de los muchos tipos de violencia contra las mujeres (como #MiPrimerAcoso, #MeToo, o el reciente #YoNoDenuncioPorque), veo entre mis amigas y conocidas una enorme cantidad de comentarios no solicitados, muchas veces de hombres, donde más que producir empatía o hacerlas sentir escuchadas, se les revictimiza, se les hace objeto de burlas o escarnio, o con la mayor desfachatez, se les mansplica por qué la violencia que dicen sufrir no es tal.

    ¿Por qué a los hombres nos molesta que una mujer denuncie a uno de nosotros, por qué nos lo tomamos tan personal? ¿Por qué la empatía de los hombres de inmediato se coloca del lado del opresor en lugar del de la denunciante?

    Porque históricamente, los hombres hemos sido educados para comportarnos como una masa homogénea, con objetivos bien claros, que no son otros que la hegemonía en todos los órdenes de la sociedad.

    2. En la cultura griega clásica, el fin de la enseñanza masculina (paideia) era la producción de areté [excelencia], un término difícil de traducir, pero que implica lo que hoy entendemos como virtudes masculinas tradicionales: la valentía en combate, el ingenio, la inteligencia al servicio de una causa común, y que deriva en el honor público (que va de la mano con el derecho a ejercer la palabra en público, es decir, a hacer política), el cual se consigue solamente mediante el reconocimiento de los pares. Así, en Ilíada, Aquiles no enfurece solamente porque Agamenón le confisque a Briseida (objetificada como parte de su legítimo botín de guerra), sino porque le niega la areté, lo cual, según la visión del mundo de la época homérica, es peor que la muerte. Cabe mencionar que la areté es una virtud exclusivamente masculina, pues las mujeres ni siquiera tenían acceso a la educación (paideia) en los mismos términos que los hombres.

    Por brevedad, voy a hacer una elipsis de las virtudes caballerescas de la Edad Media, pero señalaré solamente que la idea del “caballero” (derivado de una visión de mundo militarista y feudal) sigue muy viva en el imaginario masculino. Tampoco es posible extenderse sobre cómo la Ilustración — tratando de desentenderse de la moral cristiana — identificó el uso de la razón con el ejercicio público de la palabra (masculina), y relegó las emociones al campo de lo femenino. Así, ellos fueron desde entonces los razonables, los fuertes y valientes, y ellas las histéricas, las incontrolables, las que deben permanecer siempre al cuidado de un hombre (el padre primero, después el esposo), y que por descontado carecían de las virtudes (vir, hombre) necesarias para ejercer la palabra en público, para hacer política, mucho menos para ser sujeto de derechos, como el de propiedad.

    Y el asunto de la propiedad es importante para entender cómo opera el pacto patriarcal. He visto a muchos amigos y colegas hombres, a quienes admiraba hasta hace poco, mostrarse hartos de que esas malditas feminazis quisieran meter el patriarcado y el heteropatriarcado hasta en la sopa. ¿Pero dónde está ese “patriarcado”, dicen? ¿Por qué lo culpan de todo? ¿Por qué no se hacen responsables? Bueno, porque como nos recuerda Engels, no es gratuito que la propiedad privada, la monogamia y la esclavitud hayan surgido en las mismas condiciones históricas: el matrimonio sindiásmico (un marido, muchas esposas) tuvo que dar paso a la familia monogámica para dar certeza de la paternidad de los hijos, de los cuales, solamente los varones podían heredar la propiedad familiar. El patriarcado no es sino el sistema en que se basan todas las civilizaciones después de la “barbarie” de la Edad de Piedra: un sistema (es decir, una serie de dispositivos de poder y sistematización) destinado a asegurar esa certeza de la paternidad a los hombres.

    ver mas>>>>>https://lalineadefuego.info/2018/03/06/por-que-no-soy-feminista-por-javier-raya/

  • POTENCIAR CAPACIDADES, CONSTRUIR PAZ

    La educación es el arte que nos ayuda a aprender y a comprender todo lo relacionado con las diferentes áreas que nos rodean.

    Es por eso que, las mujeres y los hombres de las FARC-EP, hemos visto la necesidad imperiosa de retomar la formación académica para poder concretar nuestros estudios y llegar a ser unos profesionales aptos e íntegros para el movimiento y para el país.

  • Pueblo que lee no come cuento

    La frase que da título a este artículo nombra también el programa por la lectura desarrollado por la Revolución Bolivariana en el hermano país de Venezuela.

  • Qué cosa con los profes

    Si usted tiene la posibilidad de caminar en su memoria y hace el ejercicio de recordar los “mejores años de su vida” sin duda llegará al recreo, se acordará de la copia, pensará en el profe o la profe que lo rajaba o que se la montaba o quizá le brincará algo en el estómago pensando en el beso que le dio o le dieron en un pasillo, debajo de unas escaleras o en un salón. Si se esfuerza un poco más por transitar en su baúl de anécdotas, llegará a la previa, a la cucha de química o al man de sociales, pensará en la profe buena o en el cucho que aguantaba, se llenará de orgullo porque logró graduarse o porque casi se tira el año pero lo salvó en recuperaciones.

    VER DOCUMENTO COMPLETO EN PDF AQUI

  • Reflexionando el cine

    Cuando en el cine se reproducen los comportamientos de una sociedad en la que predomina el patriarcado, se presenta a las mujeres como simples objetos sexuales, o con un rol pre-establecido: cocinar, lavar y atender al marido, los hijos y los abuelos. Se educa a las niñas como personas que deben ceder, entregar, obedecer, satisfacer, que no llegan por sí solas al éxito ni al poder y que son consideradas socialmente inferiores a los hombres, aceptando su condición de mujeres realizadas por medio del esposo, aunque no se sienten plenas.

  • Revolución en punto cero: Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas

    En la biblioteca feminista de Mujer Fariana compartimos hace algún tiempo el libro “Caliban y la bruja” de la italiana Silvia Federici. Ahora continuamos nutriendo nuestro rincón teórico con “Revolución en punto cero: Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas”, publicado por la Casa Editorial Traficantes de Sueños, de España.

  • Revueltas de mujeres y retos feministas para la paz

    Paradójicamente, posterior a la confusión creada por sectores políticos de ultraderecha y religiosos con la mal llamada ‘Ideología de Género’, las organizaciones de mujeres y feministas lograron articular al enfoque de género del Acuerdo de Paz, después de la renegociación que sufrió el Acuerdo Final post-plebiscito, una estrategia que asegure el cumplimiento de planes, programas y políticas de equidad de género y restitución de derechos de las mujeres.

  • Rita Levi Montalcini

    "Decidí no casarme cuando era adolescente.

    Nunca habría obedecido a un hombre, como mi madre a mi padre"

    Rita Levi Montalcini

  • Seguimos conversando

    Te agradezco enormemente, Lorena Hernández, por leer nuestra página, por hacer útiles mis preguntas, y por compartir tus respuestas.

    Comparto tus posturas, aunque quisiera saber de qué otras maneras las mujeres que leen Mujer Fariana perciben temáticas como las relaciones humanas, el derecho a decidir sobre su cuerpo, el cuestionamiento a un género musical u otro, o los sacrificios que acompañan a la lucha feminista.

    Creo que todas las demandas del feminismo van en una dirección, que ya esbozaste en tu respuesta: disputar el poder; porque de eso depende la dimensión de nuestra libertad individual y colectiva.

    Cuando alguien o una sociedad entera nos dice: tienen que vestirse así, tienen que bailar así, tienen que enamorarse así, se va restando progresivamente nuestra capacidad de ser, tal cual y como deseamos ser.

    Sin embargo, dentro de la propia práctica feminista chocamos muchas veces con estereotipos que se van instaurando entre nosotras. Resulta entonces que no todas somos igual de feministas, que si decides ser mamá puedes estar traicionando la campaña por la despenalización del aborto... (y pudiera extenderme en ejemplos, pero no es la idea). Eso no nos ayuda. Más que censurar las maneras distintas de ver las cosas, deberíamos ser propositivas y construir desde la diversidad (como lo hiciste recomendándome el libro de la feminista que es madre). Nuestra emancipación como mujeres no debe significar una nueva opresión.

    Agradezco también que hayas mencionado el resto de privilegios de los que podemos formar parte. En primer lugar, ayuda a comprender que las formas de dominación son múltiples y están articuladas dentro de un sistema de dimensiones incalculables, que no impiden que avancemos, pero que sí complejizan nuestro camino. En segundo lugar, creo que nos saca del estigma de víctimas, que el propio patriarcado nos ha impuesto.

    Las mujeres no somos víctimas, somos seres humanos que vivimos determinadas discriminaciones, que tenemos una historia propia de oprobios, pero también de resistencias, y que tenemos la capacidad plena de pensarnos un futuro mejor y luchar por él.

    Gracias de nuevo, Lorena Hernández, para la persona que me preguntó alguna vez: “¿No te preocupa que por ser tan radical con eso del feminismo te quedes sola?”

    Aquí está la respuesta: No me preocupa, porque el feminismo me ha abierto los ojos a muchas cosas, y en el camino me he topado con gente como Lorena Hernández, dispuesta a compartir y sumar otros matices a nuestra lucha.

    Y como la idea es seguir preguntándose cosas, van otras interrogantes:

    - ¿Las mujeres debemos tener espacios solo para mujeres, o eso es excluir a los hombres?

    - ¿Qué haya mujeres dirigentes es símbolo de empoderamiento femenino?

    - ¿Cuáles son las peleas más urgentes que debemos dar las feministas en Colombia y en el resto de América Latina?