Columnista

luz

La mujer más destacada en la revolución de octubre, hija de un general del ejército zarista, por su posición económica y social pudo tener una educación superior, que en esa época y sobretodo para las mujeres no era posible. Mujer políglota: hablaba 8 idiomas, inició su actividad revolucionaria desde muy joven, muchas veces en la clandestinidad y en el exilio, militó en un grupo que se llamaba Bloque de Octubre.

Nos preparábamos para las 17 horas de camino que teníamos de Bogotá hacia la Zona Veredal Transitoria de Normalización “Jacobo Arango” en Dadeiba, Antioquía. Emocionadas, cargadas de dudas, materiales de colegio y hasta libros. Nunca desde hace años que decidí hacer esto, me había sentido tan ansiosa.

¡Feminismo y género! De eso íbamos a hablar, debatir y estudiar 3 mujeres bogotanas con 147 guerrilleros y guerrilleras del occidente de Colombia. No podía dejar de pensar en mis primeros años en la universidad que planteaba la necesidad de pensar la guerra, la paz y el país con gafas feministas. Ese viaje represento para mí tanta satisfacción. Eran las FARC-EP quienes con nosotras, unas simples, pero entregadas feministas, discutirían el tema del que tanto nos cohibían. Encontramos sonrisas, miradas curiosas, dudas, muchas preguntas, encontramos ganas inmensas de descubrir.