Columnista

Yadira Suárez

Guerrillera del Bloque Sur, integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP desde julio 2015

@Yadira_FARC  -  Facebook

Una mañana fresca, me encontraba sentada en una vieja quilla a orillas del río Mecaya, escuchando con atención la historia que contaba Jorge Tavarich, un guerrillero del Bloque Sur quien antes de ingresar a las FARC-EP  compartió su cuarto con un bebe, hijo de una guerrillera de la columna Teófilo Forero.
   
Las cejas pobladas de Tavarich, se levantaban con frecuencia y todo su rostro hacía gestos muy expresivos y oportunos en el trascurso de su anécdota, la narraba de una forma espectacular.

“Yo te quiero libre…libre de otras penas y libre de mi”

Hace unos días, escuchando esta maravillosa canción del cantautor cubano Silvio Rodríguez titulada “Yo te quiero libre”(1), en la que enseña que “la libertad nació sin  dueño” que la mujer debe ser querida “libre y con buena fe, para que conduzca su preciosa sed” me puse feliz de escucharla, vaya

La rica historia de luchas sociales y políticas en Colombia, así como en el resto del mundo, ha contado siempre con la participación decidida de muchas mujeres, en algunos casos su papel ha sido tan importante que incluso la historiografía oficial se ha visto obligada a reseñarlas como verdaderas heroínas. Esa misma historía que finalmente pretende, tras consignar los hechos en documentos o reseñas, enviarlas a los anaqueles del olvido y así ocultar su papel protagónico en las gestas emancipadoras.

Las guerrilleras de las FARC-EP, hemos tomado la decisión de transformar nuestra sociedad con valentía, abnegación y modestia. Estar en las filas farianas implica sacrificios, ejemplo: estar a cientos de kilómetros de nuestras familias y seres queridos, pero como combatientes hacemos entrega de todo, hasta de nuestra vida si fuese necesario, por defender la causa de los oprimidos.

Un día, recuerdo que llamé a mi casa y me contestó mi hermana, me dijo: