Columnista

Camila Cienfuegos

Guerrillera del Bloque Alfonso Cano, integrante de la delegación de Paz de las FARC-EP desde Octubre 2012

guerrilleras.jpg

Al volver a nuestro hogar, las montañas de Colombia, después de cuatro largos años en La Habana lejos de mi familia fariana me oprime el pecho de la emoción.

En la confrontación armada existe la guerra mediática, que es calumniar al enemigo para deslegitimarlo; uno de los temas más sensibles es el de la niñez en la guerra. Durante décadas los laboratorios de propaganda del Ejército y de servicios de Inteligencia se dedicaron a difundir la mentira que en las FARC-EP habían más de 8000 niñas y niños menores de 15 años. El reciente  censo realizado en los Bloques y Frentes de las FARC-EP  ha demostrado que la cifra utilizada por el Gobierno es inexacta por no decir mentirosa, ya que el número  de menores de 15 años en la filas de las FARC-EP no pasa  de treinta.

La discriminación sufrida por las mujeres a lo largo de la historia continúa impregnada en actitudes, comportamientos y estereotipos, que están todavía vigentes en nuestra sociedad.La brecha de desigualdad y explotación entre mujeres y hombres nos demuestran la ausencia de políticas públicas para la igualdad de género.

¿Hasta dónde el techo de cristal se presenta en las mujeres?

En el caso del deporte hay una amplia muestra de ejemplos:

En agosto de 2012,en un campamento en las montañas de Colombia, sentada frente al computador redactando un plan de estudio, escucho el ruido del avión explorador que interrumpe la cotidianidad y la concentración, rápidamente tomo mí fusil y me atrinchero, junto al grupo antiaéreo. Uff! Afortunadamente solo fue un sobre vuelo. Retornó la calma y seguimos estudiando los temas de paz.

La concentración de nuevo se interrumpe por el llamado que me hacen...

Son las 5:40 de la mañana, estamos a pocas horas de iniciar el ciclo 40 (agosto/2015), de las conversaciones de Paz en la Habana-Cuba. Mientras saboreo un café recién colado, se acerca una de mis compañeras y en voz muy baja me susurra al oído: -la jornada de hoy va a ser muy especial.

Reflexiono un poco y entiendo el porqué de su nerviosismo: Hoy, por primera vez, ella estará frente a frente con los militares, a quienes ya no ve como enemigos sino como interlocutores en la construcción de soluciones

Era un sábado, el 31 de junio de 1999. En su recorrido hacia el corregimiento de La Moralia, municipio de Tuluá, los paramilitares capturaron a 'El Flaco’, quien se convirtió en su informante y quien les señaló a sus primeras víctimas: Orlando Urrea y su hija Sandra Patricia. En Monteloro fueron asesinados los líderes comunales Jorge Iván Palacios, Rodrigo Arcos Ceylán, Noralba Gaviria Piedrahíta, Gustavo Mejía Gallego y Jesús Antonio Acosta Oyola. 16 años después, continúa en la más absoluta impunidad la masacre paramilitar, en el centro del...

Cuando en el cine se reproducen los comportamientos de una sociedad en la que predomina el patriarcado, se presenta a las mujeres como simples objetos sexuales, o con un rol pre-establecido: cocinar, lavar y atender al marido, los hijos y los abuelos. Se educa a las niñas como personas que deben ceder, entregar, obedecer, satisfacer, que no llegan por sí solas al éxito ni al poder y que son consideradas socialmente inferiores a los hombres, aceptando su condición de mujeres realizadas por medio del esposo, aunque no se sienten plenas.

El bajo Naya está compuesto por pequeñas veredas desde Puerto Merizalde, La Concepción, San Francisco, Cascajito y Guadualito, La Bartola, Dos Quebradas, Redondito, Juan Núñez, Juan Santos, San Lorenzo, Las Pavas; lo habitan mestizos, mulatos, zambos, afrodescendientes, y una pequeña comunidad indígena, la cual no existe para el gobierno colombiano. Es allí donde la presencia del Estado solo se conoce en tiempos electorales, a través de un tarjetón o a través del terrorismo de estado, como ocurrió en el 2001 con la masacre a manos de los paramilitares en esa región.